Trastorno antisocial y delincuencia violenta: ¿guardan relación?

trastorno antisocial

Existen factores de riesgo para la delincuencia violenta que son modificables, los llamados factores de riesgo dinámicos. Por contra los factores estáticos son aquellos que no se pueden modificar, dentro de ellos están la historia familiar o los rasgos característicos de la personalidad. El trastorno antisocial es uno de estos factores estáticos y guarda gran relación con la delincuencia violenta.

¿Que es un trastorno de la personalidad?

El artículo 16 del DSM-IV-TR  define un trastorno de la personalidad como:

Un patrón permanente e inflexible de experiencia interna y de comportamiento que se aparta acusadamente de las expectativas de la cultura del sujeto, tiene su inicio en la adolescencia o principio de la edad adulta, es estable a lo largo del tiempo y comporta malestar y prejuicios

La definición de trastorno de la personalidad permite delimitar que es y que no es un trastorno de la personalidad. Es una manera de comportarse, pensar y actuar que choca con los principios básicos de convivencia en una sociedad. Pero sobretodo es que el sujeto mantiene una posición inflexible y no es el resultado de una situación en concreta, cómo podría ser intoxicación por consumo de drogas, sino que esta caracteristica se mantiene estable durante toda la vida.

¿Qué es el trastorno antisocial de la personalidad?

Los trastornos de personalidad tienen un gran impacto en las conductas violentas. A su vez, los trastornos de personalidad pueden afectar a la imputabilidad del sujeto que los padece,  al tratamiento indicado y a sus posibilidades de reinserción.

El DSM IV-TR engloba los trastornos de la personalidad en diferentes categorías, siendo distingibles 10 tipos de trastornos de la personalidad.

De entre ellos, el trastorno antisocial de la personalidad es que tiene más correlación con la conducta violenta. El estudio de Esbec y Echeburúa destaca este dato. De los diferentes estudios analizados por estos 2 autores sobre población penitenciaria, es el trastorno antisocial de la personalidad el que tiene más prevalencia entre los reclusos.

Pese a ello no se puede considerar representativo ni extrapolable a la sociedad porque la población penitenciaria tiene unas características propias y ciertos factores ambientales que pueden desencadenar en comportamiento considerados desadaptativos.

¿Pero que características tiene un sujeto que padece un trastorno antisocial de la personalidad?

En la siguiente tabla de Esbec y Echeburúa quedan reflejados los criterios de diagnostico de este tipo de trastorno

trastorno antisocial de la personalidad

Los autores exponen como los sujetos que sufren de trastorno antisocial de la personalidad, en adelante TAP,  han presentado desde edad temprana comportamientos contrarios a la normal social, ya sea un consumo de drogas desde la infancia o la tortura de animales, entre otros. Por regla general estos sujetos mienten para conseguir sus objetivos.

La falta de empatía, el fracaso escolar, la necesidad de emociones fuertes, no pensar en recompensas a largo plazo y la impulsividad son otra de las características que presenta un individuo con TAP.

Suelen provenir de familias con problemas, desestructuradas o con un entorno antisocial y negativo. La educación en el núcleo de estas familias carece de estabilidad.

¿Que relación tiene el trastorno antisocial de la personalidad con la delincuencia violenta?

La relación entre el trastorno antisocial y la delincuencia violenta debe ser tratado siempre como algo probabilístico y no determinante. Qué un sujeto sufra de TAP no quiere decir en absoluto que vaya a cometer un delito violento, sino que ese factor de riesgo aumenta las probabilidades de que ello ocurra.

La falta de empatía y la impulsividad, junto a la falta de autocontrol tienen un gran peso en acciones violentas contra otras personas. Por un lado a pesar de ser consciente del daño que provoca no siente, o lo siente de manera reducida, el sentimiento de culpa por dicha acción.

Por otro, la impulsividad, la falta de autocontrol y, en muchos casos, las escasas habilidades sociales anteceden a los comportamientos antisociales y violentos, ya que estos sujetos suelen carecer de las herramientas para solucionar conflictos sin recurrir a la violencia.

Referencias

Trastorno antisocial. DSM IV-TR

E. Esbec y E. Echeburúa. Violencia y trastornos de la personalidad: implicaciones clínicas y forenses

Anuncios

¿Como afectan los medios de comunicación al miedo al delito?

Los medios de comunicación cumplen con una función muy importante en nuestra sociedad, la de mantener informada a la ciudadanía sobre los acontecimientos más importantes que suceden a lo ancho del mundo. Por desgracia, los medios de comunicación tienen una influencia atroz en el miedo al delito y dado que los temas más interesantes suelen ser los referidos a desgracias y actos violentos, no es raro encontrar a sociedades que viven continuamente con una sensación de que se puede ser víctima de un delito cuando las estadísticas demuestran que la vida es realmente segura en ellas.

Primero de todo: ¿que es el miedo al delito?

El miedo al delito se puede definir como la percepción subjetiva que tiene un ciudadano sobre las posibilidades de ser víctima de un delito en un contexto determinado.

El miedo al delito no es sinónimo del número de delitos que se producen en una sociedad determinada, sino a como sienten los ciudadanos sobre cuál es el riesgo de sufrir un delito en dicha sociedad. Por regla general, el miedo al delito es siempre superior que al delito en si mismo, debido a que hay muchas variables que afectan a esa percepción de ser víctima de un delito

Una de estas variables es la exposición a los medios de comunicación y es que estos accentuan de manera considerable las percepciones subjetivas sobre el delito en la sociedad.

La influencia de los medios de comunicación en el miedo al delito

Un caso destacable sobre como influyen los medios de comunicación es el miedo al delito son los casos de violencia de género.

En un artículo del País con fecha de 8 de enero de 2016, se afirma:

La mujer asesinada en Alange es el tercer caso de violencia machista en que lleva de año

Para más sensacionalismo tan solo hay que leer el título del artículo

 

 

 

 

Tercer caso de violencia machista en 2016 en tan solo cuatro días

Con este título y esta parte del artículo se podría señalar el comienzo de un aumento de los delitos de violencia de género.El espectador puede llegar a creer que los delitos de violencia de género van efectivamente en aumento.

Esta visión alarmista de los medios de comunicación no concuerda con los resultados finales de mujeres muertas por violencia de género, siendo el año 2016 el año con menos muertes por violencia de género, cuando se produjeron 44 muertes.

Este dato es el menor desde el año 2003, pero aún así los medios de comunicación insistieron en afirmar el gran volumen de muertes de mujeres a manos de sus parejas. Es obvio que por pequeño que sea el número no es aceptable, pero hay que valorar como cada año se reducen el número de mujeres asesinadas a manos de sus parejas e intentar no incrementar el miedo al delito de manera infundada.

Referencias

El País

Delegación del Gobierno para la Violencia de Género 

Crimen organizado en Centroamérica

Cuándo nos referimos a crimen organizado, es habitual pensar en las grandes mafias italianas, las triadas china, las yakuzas o los cárteles de México. Por desgracia es un fenómeno más extenso y que sobrepasa a los grupos mencionados.

El crimen organizado es algo transnacional, que no se ve limitado por las fronteras físicas entre estados.

Crimen organizado en Centroamérica

El crimen organizado ha estado (y está) muy presente en Centroamérica. Cuándo la hegemonía del tráfico de drogas tenía el nombre de Colombia, la zona centro de América ha sido utilizada como zona de paso de drogas, principalmente cocaína.

Hoy en día no es raro que los aviones cargados de droga atraviesen el cielo de estos estados para llegar a los EEUU.

El problema del crimen organizado en Centroamérica es algo estructural y que parece haber calado hondo en algunos estados más que otros. Entre ellos son de destacar Honduras, El Salvador y Guatemala.

En estos últimos la guerra por el control del territorio y del negocio de la droga ha causado que sean unos de los países no inmersos en un conflcito bélico con una mayor tasa de homicidios por cada 100000 habitantes. Siendo en el caso de Honduras la tasa de 74,6 homicidios por cada 100000 habitantes.

Decimos crimen organizado en Centroamérica, pero es un término muy genérico, ¿quién está detrás de todo esto?

El poder de la Mara Salvatrucha en Centroamérica

En los países antes mencionados, hay una variable que ha sido determinante en el aumento de los homicidios. Las denominadas maras.

crimen organizado en Centroamérica

El fenómeno de las maras está detrás de las elevadas tasas de homicidios en diversos países de América Central

En Europa el fenómeno de las maras es algo difícil de entender, estas surgieron en los Ángeles sobre la década de los 80 y 90, cuando inmigrantes salvadoreños recalaron en la ciudad, huyendo de la guerra civil que asolaba el país. Una vez retornados a su país prosiguieron con las conductas llevadas a cabo en EEUU

Para ellos la mara es la familia y la única salida de ella es la muerte o el presidio. Este grupo se nutre de jóvenes procedentes de familias pobres y desestructuradas. De jóvenes que quieren sentir el apoyo de una familia.

Es característico de ellos los rituales de iniciación y también los tatuajes que recorren su cuerpo, escenificando los delitos cometidos en algunos casos.

dt.common.streams.StreamServer

Los tatuajes son algo característico de los maras.

Podemos pensar que la Mara Salvatrucha es una pandilla como las que se pueden encontrar por las ciudades europeas. Esto es un grave error a la hora de acercarse a este grupo.

La Mara Salvatrucha es un grupo donde juegan con el tráfico de drogas, los secuestros , asesinatos por encargo y el tráfico de armas, acercándose más a la definición de banda organizada que a la de pandilla. Es un fenómeno transnacional, llegando a encontrar células en Europa

El poder de la Mara Salvatrucha reside en aprovechar la falta de legitimidad de los gobiernos, la imposición del miedo en sus habitantes y utilizar la pobreza en la que viven sus ciudadanos a su favor, y así nutrirse de miembros.

Se han aplicado medidas represivas contra ellos y no han sido del todo efectivas. Como todo lo relacionado con la delincuencia si luchamos contra los síntomas y no tenemos un plan de actuación contra las causas que llevan a que jóvenes ingresen en las maras, es muy difícil su completa erradicación.

Referencias

Homicidios intencionados en 2014Datos macro

La cifra negra de la delincuencia

De manera periódica el Instituto Nacional de Estadística (INE) elabora un informe sobre diferentes datos estadísticos. Los datos que nos interesan son los relativos a delitos, aunque es posible encontrar de diferentes ámbitos también interesantes.

Estos datos estadísticos se basan en las denuncias presentadas a la policía. Estas denuncias inician un proceso que puede llegar a juicio y con la posterior condena de la persona que comete un acto delictivo.

Todos los delitos que no son denunciados no llegan a presentarse en estas estadísticas y esto es la cifra negra de la delincuencia.

Siempre hay que entender que los datos que nos ofrecen las estadísticas no tienen en cuenta esa cifra negra. Es por ello que el número de delitos es superior a este número.

La cifra negra de la delincuencia

Como he dicho arriba la cifra negra son esos delitos que con cometidos pero que nunca llegan a ser denunciados.

shutterstock_127229321

Los delitos denunciados son los que aparecen en los informes oficiales

En lo primero que pensamos es que la víctima tiene miedo de su agresor y por lo tanto no denuncia. Esa es una de las razones, pero también estas otras:

  • No piensa que la Policía pueda ayudarle: En países donde la policía tenga una función altamente represiva y arbitraria las denuncias son menores. Esto suelen darse en países donde no se ha desarrollado un gobierno democrático, donde las violaciones de los derechos humanos están a la orden del día. Un ejemplo es la violencia de genero. A medida que la democracia se ha instaurado en España el número de mujeres que denuncian es mayor, ya que se han reducido las desigualdades y prejuicios.
  • No sabe que este acto es delictivo: Alguien proveniente de un país donde el maltrato a la mujer está despenalizado, puede creer que lo normal es sufrir violencia por parte de su pareja y por lo tanto no lo considera como un acto delictivo. Otro ejemplo serían las peleas con lesiones en las discotecas los fines de semana.
  • Culpabilidad: En los casos de abusos o agresiones sexuales puede sentir la víctima culpa por lo sucedido. Esa culpabilidad le lleva a no denunciar.
  • Vergüenza: Aplicable también al ejemplo anterior, una violación es más que un contacto sexual violento y no permitido. Destruye la percepción de la dignidad y la autoestima de la victima y puede sentirse avergonzada de lo sucedido.
  • Olvidar lo sucedido: En delitos graves es posible que la víctima no quiera denunciar para no tener que revivir esa situación.
  • No hay agresor: Claro que lo hay, pero en delitos donde la víctima es la sociedad es muy difícil saber quién es el sujeto que comete el delito. Por ejemplo delitos contra el orden socioeconómico.

Para hacernos una idea de manera aproximada, poniendo el ejemplo de la violencia de género en España, el INE nos da la siguiente cantidad de denuncias en 2015.

cifra negra violencia de género

Si nos fijamos en la MACRO ENCUESTA sobre la VIOLENCIA DE GENERO DEL AÑO 2015 nos damos cuenta que un 67 % de las víctimas de violencia de género no denuncian lo sucedido.

cifra negra violencia de género

Como se pueden ver en las justificaciones aparecen algunas que se han explicado arriba y otras particulares en este tipo de delito.

Por regla general, son en los delitos de menor gravedad donde la cifra negra se dispara, pero en este caso la cifra negra es muy alta debido a factores como la convivencia con la persona que comete un delito de violencia de genero, el control por parte de esta persona y las amenazas continuas contra la pareja y su familia.

Un dato que llama la atención es que el 44,6% de las mujeres no consideró la violencia sufrida como algo grave.

REFERENCIAS

Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad-  El 77,6% de las mujeres maltratadas consigue abandonar la violencia de género, cinco puntos más que hace cuatro años

Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad-Macro encuesta violencia de genero del año 2015

Pobreza y delincuencia. ¿Hay relación causal?

Un argumento que utiliza la sociedad para justificar el aumento de la delincuencia es un aumento previo de la pobreza en un lugar determinado. Son las clases más bajas las propensas a los actos delictivos, mientras que las clases mas acomodadas no presentan indices de delincuencia elevado. ¿Es esto cierto?

Por desgracia, (para aquellos que argumentan esto) la pobreza no es algo que de manera irremediable lleve a un comportamiento delictivo. Se puede considerar como otro factor de riesgo como cualquier otro.

Las relaciones entre pobreza y delincuencia

Cuando se comete un delito, muchos medios de comunicación resaltan la pobreza del sujeto que lo lleva a cabo como si esa fuera la causa última. Es posible que por necesidad económica se cometan actos delictivos, pero desde luego la pobreza no es el único factor que ha llevado al sujeto a esa posición.

Pienso en las relaciones entre pobreza y delincuencia como algo complejo y parecido a un círculo que se retroalimenta continuamente, en la que se añaden otros factores  que influyen en la actuación del individuo.

¿Es la pobreza la que lleva a que el individuo actué de manera delictiva? ¿O son las consecuencias del delito la que lo llevan a la pobreza al excluirlo de la sociedad?

pobreza y delincuencia

Es un tema complejo y del que se pueden sacar muchas conclusiones, pero antes de todo es importante entender que la pobreza se incluye en el denominado nivel socioeconomico (SES).

Este termino no solo incluye el nivel económico del sujeto, sino de formación y de empleo, así como su posición en la sociedad. Y es un factor muy importante para medir el nivel de exclusión social y por ende de riesgo de cometer conductas antisociales y/o delictivas.

Pero si algo es cierto es que una deficiencia en algunos de estos niveles puede afectar de gran manera a otros niveles. Si no se tiene una correcta formación se dificulta la inserción laboral y ello conlleva tener problemas económicos que afectan a la posición en la sociedad.

A pesar de ello factores tales como la influencia de las amistades, el consumo de drogas o otros como la impulsividad y un bajo autocontrol tienen un peso más importante que la pobreza.

¿Las clases acomodadas están libres de delincuencia?

Obviamente no, pero los sujetos con un SES bajo tienen más factores de riesgo y también más de ser procesados por la justicia.

delincuencia y pobreza

No es nada nuevo decir que existe una gran desigualdad  entre las tan famosas clases de Karl Marx. 

Las clases acomodadas suelen verse involucradas en delitos que el resto de la sociedad no tiene acceso, los llamados delitos de cuello blanco (AQUI tenéis información acerca de esto).

Cuando oímos hablar de estos delitos y vemos quién los ha llevado a cabo nos damos cuenta que son sujetos perfectamente integrados en la sociedad, con buenos estudios y un buen puesto de trabajo. Pero a pesar de ello cometen delitos que la víctima es la sociedad en conjunto, sin tener ningún tipo de necesidad económica.

La imagen de un individuo que comete un acto delictivo que proviene de una “clase baja” es algo que hay que luchar para cambiarlo, tanto el punto de vista de la sociedad como las oportunidades que se le pueden dar a esos individuos.

 

 

Drogas y delincuencias: relaciones

Hay un colectivo que sufre un grave estigma en nuestras sociedad, los consumidores de drogas. A pesar que hay una gran cantidad de drogas, parece que los que son considerados como peligrosos son aquellos que viven en la marginalidad y no los que cada fin de semana experimentan nuevas sensaciones con las drogas de diseño y el alcohol.

Esto es fruto de la ignorancia y los prejuicios de etiquetar a los toxicómanos como personas violentas y propensas a cometer actos delictivos, mientras que el consumo de las otras drogas se relaciona con la diversión en lugares de ocio.

Drogas y delincuencia

Una definición de droga seria aquella substancia que una vez consumida provoca cambios en el sistema nerviosos central (SNC), manifestándose un cambio de comportamiento y una alteración psicológica y física.

Partiendo de esto hay drogas ilegales (cannabis,cocacina,MDMA…) y otras legales (nicotina, cafeína, alcohol…).

drogas y delincuencia

El alcohol está detrás de un gran número de delitos violentos

La relación drogas y delincuencia es más profunda de lo que se piensa, y no solo abarca individuo con síndrome de abstinencia que atraca una gasolinera para conseguir su dosis. Hay mucho más atrás de todo esto.

Con unos beneficios de  cerca de 320.000 millones de dolares, el negocio de la droga se ha convertido en un generador del 1 % del PIB mundial.

El narcotráfico se ha convertido en unos de los negocios más rentables de la historia, dejando tras de si, y de manera anual, un saldo de 250.000 muertos solo por el consumo de este tipo de substancias.

La relación de drogas y los delitos cometidos presenta la siguiente clasificación:

  • Delitos funcionales: este tipo de delito es el que comete el consumidor durante la abstinencia con el objetivo de conseguir más de esa substancia. Por regla general no son delitos graves, siendo los más comunes los robos con violencia y el pequeño tráfico de droga.
  • Delitos por influencia de las drogas: Son los delitos que se cometen cuando se está bajo efectos de las drogas. Aquí el alcohol es la primera causa de estos delitos, seguidos de la cocaína. Son en las drogas estimulantes donde se aprecia mas riesgo de conducta agresiva. Peleas y agresiones sexuales formarían parte de estos delitos.
  • Delitos sistemáticos: Estos serian los más graves. El trafico de substancias por parte de organizaciones supranacionales y la lucha por el poder de estas conlleva asesinatos por ajustes de cuentas, lavado de dinero y corrupción de organismos estatales. La violencia se utiliza de manera instrumental para controlar e intimidar a posibles adversarios. Estas organizaciones suelen estar implicadas en el trafico de seres humanos, de armas y otros delitos de alcance global.
  • Delitos contra la legislación sobre las drogas: El más grave de estos seria la conducción bajo las drogas. Pero también seria la tenencia en pequeñas cantidades y el consumo en vía pública.

Voy a mostrar la diferencia entre dos tipos de perfiles de delincuentes para así poder ver de mejor manera las diferencias

El perfil del delincuente funcional

El delincuente funcional suele ser un individuo en exclusión de la sociedad, con una dependencia a las drogas y que puede presentar politoxicomania. En el momento de cometer el acto delictivo actúa bajo el síndrome de abstinencia, ocasionando que su culpabilidad se vea reducida, lo que conlleva que pueda ser considerado inimputable o se puede considerar la abstinencia como un atenuante.

drogas y delincuencia

Los delitos funcionales son aquellos cometidos para poder seguir consumiendo.

A pesar de la creencia de que cometen muchos actos delictivos para financiarse el consumo, también hay que considerar que son los que más riesgo de victimización presentan. Siendo este un colectivo que sufre agresiones físicas y , en el caso de ser mujer, agresiones sexuales.

El perfil del delincuente que comete delitos sistemáticos

No tiene porqué ser consumidores de substancias y si lo son no llegan a tener dependencia, para ellos es una empresa con la cuál aumentar el patrimonio económico. Tienen un buen nivel de vida, relaciones sociales y están implicados en más delitos aparte del trafico de drogas.

Los delitos en los que están implicados son asesinatos, secuestros, tráfico de personas, corrupción.

En determinados países han echado raíces dentro de la clase política que gobierna el estado.

Obviamente, son completamente imputables ya que pueden responder por sus actos.

¿Hay alguna hipótesis que explique la relación drogas y delincuencia?

Llegados al final de artículo, a muchos os habrán surgido dudas respecto a que tipo de relación guardan drogas y delincuencia. ¿La primera precede a la segunda? ¿Es la relación inversa?

Para esta respuesta se utilizan las siguientes hipótesis:

  • La delincuencia lleva al sujeto a consumir drogas: Esta hipótesis se basa en que una gran parte de los drogodependientes provienen del mundo delictivo. Parten de la idea que los sujetos que forman parte del submundo criminal tienen más contacto con consumidores y proveedores de drogas y por lo tanto tiene un acceso más fácil a ellas.
  • Las drogas hacen cometer delitos al delincuente: La inversa a la anterior. Un consumidor de substancias se ve involucrado en comportamientos delictivos para poder adquirir la substancia. Esta misma substancia puede ocasionarle cambios en su comportamiento que lo hacen actuar con más violencia.
  • Delincuencia y drogadicción comparten factores comunes: Es la hipótesis que tiene más fuerza de todas. Un conjunto de factores como un mal ambiente familiar, un barrio desestructurado, un grupo de iguales antisociales influyen tanto en la comisión de delitos como en el consumo de drogas. Ciertos rasgos personales como la impulsividad están detrás de estas dos conductas.

 

 

Referencias

Madoz Gúrpide, A., y Baca García, E [ca. 2014) Drogas: aspectos generales y substancias de abuso. Fundació per la Universitat Oberta de Catalunya

 

 

 

 

Tolerancia cero, ¿Es efectiva?

La ciudad de Nueva York fue famosa en el año 1994 por comenzar a aplicar la política de tolerancia cero como una herramienta de lucha contra la delincuencia. Este tipo de acercamiento de política de seguridad ciudadana busca reducir la delincuencia actuando y persiguiendo desde crímenes violentos hasta pequeños desordenes.

La teoría de las ventanas rotas como precedente

La teoría de las ventanas rotas expone que si en un barrio se permiten ciertos desordenes como la suciedad, la prostitución, la indigencia o los pequeños destrozos estos darán paso a comportamientos más graves y violentos.

El nombre de la teoría proviene de un articulo publicado por James Wilson y Georges Kelling en el año 1982.

En este articulo ponían de ejemplo de un edificio cuyas ventanas estaban rotas y no se reparaban. Por lo tanto al ver que estaba descuidado los vándalos acabarían por romper las ventanas que estaban intactas e incluso podrían ocupar o destruir el edificio.

Cuando en un barrio se presenta el desorden, suelen haber fallos tanto en el control formal (policía) como en el control informal (comunidad). Es decir a la policía puede no interesarle o sentirse cohibida de actuar en esa zona y los vecinos no se implican en la situación del barrio al no sentirse parte de él o tener miedo de actuar.

tolerancia cero teoria de las ventanas rotas

El desorden en un barrio causa delincuencia, según expone la teoría de los cristales rotos

A pesar de ser una teoría que puede parecer muy exagerada, el psicólogo Philip Zimbardo ya dio muestras de que se tiene que tener en cuenta antes de que esta fuera llamada como tal, en el año 1969.

El experimento de Zimbardo consistió en dejar dos coches en dos barriadas completamente diferentes (El Bronx y Palo Alto). Siendo el primero el claro ejemplo de barrio peligroso y el segundo de barrio de gente de clase alta.

El primer vehículo fue desguazado en cuestión de poco tiempo, mientras el de Palo Alto se mantenía intacto.

Cuando decidieron romper una ventana del vehículo estacionado en Palo Alto todo se aceleró y el vehículo terminó en el mismo estado que el primero.

Con esto demostraba que no era la pobreza la causante del desorden sino la ruptura de las normas de convivencia.

La tolerancia cero como solución al fenómeno delictivo

Bajo las premisas de la teoría de las ventanas rotas, el entonces alcalde Rudolph Guiliani comenzó a aplicar la tolerancia cero como arma definitiva contra la delincuencia.

Atrapar a todos los infractores y castigarlos de manera severa iba a servir para acabar con una delincuencia violenta que asolaba la ciudad.

El vandalismo era duramente reprimido y rápidamente las cárceles se llenaron de presos con largas sentencias a sus espaldas. La delincuencia bajó a un ritmo espectacular, pero pese a ello no se tiene que considerar la tolerancia cero como una política efectiva por diferentes razones:

  • El aumento exagerado de presos en las cárceles contribuyó al descenso, ya que habían menos ciudadanos en las calles que fueran propensos a conductas antisociales.
  • El descenso comenzó en el año 1991, y como he dicho al principio, la tolerancia cero comenzó a implementarse en el año 1993.

    NYC_murders

    Aquí se aprecia el descenso de la delincuencia

  • Las minorías y los colectivos en riesgo de exclusión sufrieron una gran persecución. Prostitutas, vagabundos y toxicómanos fueron los más perjudicados.
  • Estados Unidos continua siendo un país con una cultura racista, los estereotipos que relacionan a ciudadano afroamericano y delincuente siguen vigentes y por lo tanto la cantidad de presos de este colectivo aumentó de manera preocupante.

¿Que consecuencias visibles causó la tolerancia cero?

Como he dicho una de las consecuencias más visibles fue la sobrepoblación en las cárceles. Esta política no buscaba la reinserción de las personas que cometían actos delictivos, sino que su fin último era la neutralización de estas. Si el potencial delincuente lo condenan a 30 años de prisión obviamente no reincidirá, ya que no tiene oportunidad.

Se habla con orgullo de haber reducido la delincuencia, ¿pero cual fue el coste económico de ello?

Con esta política se aumentó el número de policías que patrullaban la ciudad con el fin de reprimir todos los comportamientos antisociales o delictivos posibles. Por ello el gasto se disparó.

Otra de las consecuencias visibles fue la devaluación de los derechos de ciertos ciudadanos por pertenecer a uno o a otro colectivo.

Conclusión

Como conclusión final quiero añadir que la tolerancia cero ha demostrado ser un arma poco efectiva y que no cumple con el objetivo de reinsertar a los individuos en la sociedad.

¿Ha reducido la delincuencia? Simplemente la ha recluido en las prisiones, no ha eliminado el foco de conflictos y causas de esta.

Seguirán existiendo los mismos factores que llevan a las personas a cometer delitos, porque el problema no son esas personas, sino los factores de riesgo que les influyen.