Trata de seres humanos: la terrible realidad en cifras

En un mundo globalizado como el nuestro y donde, a priori, cada hombre y mujer nace libre resulta chocante hablar de esclavitud. Por muy duro que parezca la esclavitud existe en nuestro mundo y está parapetada en entramados criminales que actúan como empresas, con la peculiaridad que los bienes con los que se comercian son seres humanos. La trata de seres humanos es un negocio millonario que se expande por todo el planeta sin que se haya encontrado ninguna solución efectiva.

Trata de seres humanos: definición, tipos y penalidad

Según el artículo 3 del Protocolo para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, que complementa la Convención de las Naciones Unidas contra la delincuencia organizada transnacional, la trata de seres humanos se define como:

Por “trata de personas” se entenderá la captación, el transporte, el traslado,
la acogida o la recepción de personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la
fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o
de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios
para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra,
con fines de explotación. Esa explotación incluirá, como mínimo, la explotación de
la prostitución ajena u otras formas de explotación sexual, los trabajos o servicios
forzados, la esclavitud o las prácticas análogas a la esclavitud, la servidumbre o la
extracción de órganos.

La finalidad de estos tipos de acción son, según el Protocolo:

  • La explotación con fines sexuales
  • La explotación con fines laborales
  • La esclavitud o servidumbre
  • La extracción de órganos.

Estos son los 4 supuestos que entrarían dentro de lo catalogado como trata de seres humanos, y aunque medie consentimiento, no se valora como tal si ha existido cualquiera de las circunstancias del artículo 3 del Protocolo.

Por lo tanto, dentro de esta definición se excluye la inmigración irregular a un territorio, al considerar que no existe fin de explotación, ya que la relación entre inmigrante y traficante finaliza al introducirse el primero en territorio nacional.

A nivel español, el tipo delictivo de la trata de seres humanos se encuentra regulado en el artículo 177 bis del Código Penal de la siguiente manera:

1. Será castigado con la pena de cinco a ocho años de prisión como reo de trata de seres humanos el que, sea en territorio español, sea desde España, en tránsito o con destino a ella, empleando violencia, intimidación o engaño, o abusando de una situación de superioridad o de necesidad o de vulnerabilidad de la víctima nacional o extranjera, o mediante la entrega o recepción de pagos o beneficios para lograr el consentimiento de la persona que poseyera el control sobre la víctima, la captare, transportare, trasladare, acogiere, o recibiere, incluido el intercambio o transferencia de control sobre esas personas, con cualquiera de las finalidades siguientes:

a) La imposición de trabajo o de servicios forzados, la esclavitud o prácticas similares a la esclavitud, a la servidumbre o a la mendicidad.
b) La explotación sexual, incluyendo la pornografía.
c) La explotación para realizar actividades delictivas.
d) La extracción de sus órganos corporales.
e) La celebración de matrimonios forzados.
Existe una situación de necesidad o vulnerabilidad cuando la persona en cuestión no tiene otra alternativa, real o aceptable, que someterse al abuso.

Llama la atención como en la legislación española se opta por penalizar 2 conductas que no están reguladas en el artículo 3 del Protocolo: estas son la explotación para realizar actividades delictivas y la celebración de matrimonios forzados. La inclusión de estos 2 supuestos ayuda a concretar con más precisión un fenómeno delictivo que conoce muchas maneras de presentarse en la sociedad.

El Código Penal prevé duras penas de prisión, de 5 a 8 años, para cualquiera de estos supuestos.

En resumidas cuentas, la trata de seres humanos busca, mediante la explotación, el lucro económico.

La trata de seres humanos es un problema global, y un negocio que mueve en torno a 150 billones de dolares por año.

Las cifras detrás de la trata de seres humanos

Detrás de cada víctima de trata hay una realidad y una persona que sufre el terrible dolor de ser tratada como un producto que se ofrece al mejor comprador. A pesar de la individualidad del sufrimiento, es importante hablar de las cifras que se manejan detrás del negocio de la trata de seres humanos.

Vícimas, procedencia y explotación

Según un informe de Eurostat, en el período de años 2010 al 2012 se registraron 30.146 víctimas de trata en territorio de la Unión.

trata de seres humanos

Fuente: Eurostat

Tal y como muestran los datos arriba expuestos, tres son los países que encabezan la lista de países con más víctimas de trata: Bulgaria, Holanda y Rumanía. Estos datos reflejan que los nacionales de dichos países tienen un ratio de victimización más elevado que el resto de ciudadanos europeos.

Mientras que a nivel europeo son los países arriba mencionados los que aportan el mayor número de víctimas, fuera de las fronteras europeas son Nigeria, Brasil, China, Vietnam y Rusia los países de procedencia de un gran porcentaje de víctimas que son tratadas en la Unión Europea.

A pesar de las creencias populares, el 65% de las víctimas de trata proceden de algún país de la Unión Europea y no de fuera de sus fronteras exteriores.

De esas 30.146 víctimas registradas por las autoridades en la Unión Europea, el 80% de ellas fueron mujeres y niñas.

trata de seres humanos

Fuente: Eurostat (2010-2012)

De ese porcentaje total de víctimas de trata, el 69% lo fueron para ser sexualmente explotadas. El 95% de las víctimas de explotación sexual son mujeres. En el caso de la explotación laboral, el 71 % son varones.

trata de seres humanos victimas por genero y tipologia

Fuente: Eurostat (2010-2012)

Que 30.146 víctimas hayan sido registradas en territorio de la Unión no representa el verdadero problema que esconde la trata de seres humanos.Esta tipología delictiva esconde una gran cifra negra, ya que las víctimas evitan denunciar por miedo a represalias, a ser deportados o simplemente porque no confían en la policía.
Realmente es difícil dar una cifra exacta sobre cuántas personas son víctimas de trata de seres humanos a nivel europeo y a nivel global. Al ser una actividad clandestina e ilegal no se puede hacer una medición cuantitativa exacta.

A nivel global, un informe de Human Rights First se refiere a los datos recogidos por la International Labor Organization (ILO)  de septiembre de 2017 para dar una estimación sobre cual es el número total de victimas de trata de seres humanos.

Según el ILO, 24,9 millones de personas son víctimas de técnicas modernas de esclavitud. De estas, 19 millones son víctimas de explotación laboral, y representan el 64% del total. La explotación sexual alcanza el 19% del total.

No obstante, a pesar de que las víctimas de trata de seres humanos para finalidad de explotación sexual representan tan sólo 1/3 de las víctimas que sufren explotación laboral, los beneficios que aporta el primer tipo de explotación asciende a 99 billones de euros y triplica al lucro que consiguen las mafias con la explotación laboral. Además la explotación sexual supone el 66% de los beneficios totales de la trata de seres humanos.

¿Quién hay detrás de la trata de seres humanos?

La trata de seres humanos es un negocio millonario que no entiende de fronteras, por ello existe una heterogeneidad de nacionalidades detrás de esta. Nuevamente, y como ocurre con las víctimas, el mayor porcentaje de sospechosos de trata de seres humanos se encuentra dentro de las fronteras europeas, alcanzado el 69% de los sospechosos procedentes de algún país de la Unión Europea.

trata de seres humanos sospechosos por países

Fuente: Eurostat (2010-2012)

De Bulgaria, Rumanía y Bélgica proceden el mayor número de sospechosos de ser traficantes de seres humanos. De los dos primeros países también procedían un porcentaje elevado de víctimas.

Por último, los sospechosos que no son ciudadanos de un país de la Unión Europea se reparten de la siguiente manera.

trata de seres humanos

Fuente: Eurostat (2010-2012)

Referencias

1.ONU. Protocolo para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, especialmente mujeres y niños. (2003).

2. Human Rights First. Human Trafficking by the Numbers. (2017).<http://www.humanrightsfirst.org/sites/default/files/TraffickingbytheNumbers.pdf&gt;

3.Eurostat. Trafficking in human beings (2015).

Anuncios

Prevención situacional: la ecología como herramienta de reducción del delito

Existen un sinfin de teorías y enfoques orientados a explicar la delincuencia y ofrecer una solución a esta. Desde las teorias que tratan de explicar el porque un individuo no comete un delito, como la teoria de control de Hirschi, hasta el enfoque de la tolerancia cero como arma definitiva contra la delincuencia. Entre tantos enfoques destaca la prevención situacional, por separarse del camino trazado por las teorias que centran su atención en el individuo, y en vez de ello, enfocan a una visión más marco: el ambiente.

Heredera directa de la Escuela de Chicago y sus postulados, la prevención situacional ofrece una visión única, y proporciona una manera diferente de combatir la delincuencia.

La prevención situacional ha tenido una gran influencia en las sociedades anglosajonas, donde su inclusión ha generado diversas opiniones sobre su efectividad.

Los orígenes de la prevención situacional

El enfoque de la prevención situacional es relativamente nuevo, pero tiene como origen los postulados de la Escuela de Chicago de principios del siglo XX. Estos postulados fueron revolucionaros al apartar la visión del individuo y centrarlo en el ambiente, en la llamada ecología social.

La ecología de la ciudad era un punto importante de sus postulados, y mediante diferentes estudios consiguieron localizar las “zonas calientes” de la ciudad. Zonas geográficas donde se apreciaba un mayor indice de delincuencia que guardaba correlación con diferentes factores ambientales.

Por tanto, para la Escuela de Chicago no era tan importante el comportamiento delictivo individual, entendido este como la acción subjetiva, como el ambiente y la influencia en dicho comportamiento.

La prevención situación al bebe directamente de esta fuente, y mediante la modificación del ambiente quiere reducir la delincuencia.

¿En qué se basa la prevención situacional?

La prevención situacional busca incidir en el ambiente para evitar el delito. Dentro de este enfoque se puede encontrar diferentes teorías como la teoría de las actividades rutinarias, la teoría de la elección racional o la del espacio defendible.

Según la teoría de las actividades rutinarias, un delito ocurre cuando:

  • Hay un autor motivado para cometer un delito.
  • Existe una víctima propicia.
  • No hay guardianes.

Si estos tres factores aparecen juntos, el riesgo del delito aumenta.

Con la prevención situacional se aspira a influir en estos factores para contrarrestar las posibilidad de que ocurra un acto delictivo.

Hay que considerar al infractor como un sujeto completamente racional que elige la mejor de las opciones posibles para su beneficio. Que el sujeto elija de manera racional no significa, ni mucho menos, que sea la elección más favorable. El infractor hace un cálculo completamente subjetivo sobre los beneficios y los riesgos de su actuación y saca una conclusión que puede estar sesgada y que le lleva a cometer el acto delictivo o no.

Hay diferentes factores que pueden influir en dicho cálculo, facilitando o dificultando la comisión de un acto delictivo. Por ello desde la prevención situacional se busca influir en determinadas facetas del ambiente.

La primera de ellas es aumentar el esfuerzo que supone para el potencial ofensor cometer un delito. Modificando la arquitectura, creando muro o obstáculos se conseguiría que el potencial ofensor desistiera  en cometer el acto delictivo.

La segunda faceta es el riesgo de ser detectado en la comisión del delito. Incluyendo y reforzando la vigilancia formal e informal aumenta el riesgo de ser descubierto. La video-vigilancia reduce la afluencia de los delitos en una zona determinada, siendo uno de los métodos disuasorios más utilizado en las sociedades anglosajonas. A pesar de su efectividad se han argumentado críticas en su contra, sobretodo referidas al desplazamiento de la delincuencia a otros lugares. 

Si las ganancias que se consiguen con el acto delictivo no son las deseadas, probablemente el delito no sucederá. Esta es la tercera faceta, el simple hecho de que los bienes accesibles para el infractor sean de bajo valor ya puede ser motivo suficiente para que este no se arriesge  a delinquir.

La última de las facetas es utilizar los sentimientos de culpa como mecanismo inhibitorio. La famosa campaña contra la violencia de género que decía “si golpeas a un mujer eres menos hombre” define a la perfección esta faceta.

Críticas hacia la prevención situacional

A pesar de que la prevención situacional a demostrado su eficacia en la reducción del delito, no es menos cierto que ha recibido fuertes críticas.

La más destacada es la relativa al desplazamiento del delito, ejemplificado en los métodos de video-vigilancia. El uso de cámaras de vigilancia provocaría un desplazamiento del delito a calles o zonas donde estas no están instaladas, por lo que el delito no se reduciría.

El desplazamiento puede ser:

  1. Temporal
  2. Espacial
  3. De objetivo
  4. De forma criminal 
  5. De delito
  6. De delincuentes 

La otra gran crítica es el gran problema moral que supone la implementación de estos tipos de control por video, dado que podría vulnerar la intimidad de los ciudadanos.

Pobreza y delincuencia. ¿Hay relación causal?

Un argumento que utiliza la sociedad para justificar el aumento de la delincuencia es un aumento previo de la pobreza en un lugar determinado. Son las clases más bajas las propensas a los actos delictivos, mientras que las clases mas acomodadas no presentan indices de delincuencia elevado. ¿Es esto cierto?

Por desgracia, (para aquellos que argumentan esto) la pobreza no es algo que de manera irremediable lleve a un comportamiento delictivo. Se puede considerar como otro factor de riesgo como cualquier otro.

Las relaciones entre pobreza y delincuencia

Cuando se comete un delito, muchos medios de comunicación resaltan la pobreza del sujeto que lo lleva a cabo como si esa fuera la causa última. Es posible que por necesidad económica se cometan actos delictivos, pero desde luego la pobreza no es el único factor que ha llevado al sujeto a esa posición.

Pienso en las relaciones entre pobreza y delincuencia como algo complejo y parecido a un círculo que se retroalimenta continuamente, en la que se añaden otros factores  que influyen en la actuación del individuo.

¿Es la pobreza la que lleva a que el individuo actué de manera delictiva? ¿O son las consecuencias del delito la que lo llevan a la pobreza al excluirlo de la sociedad?

pobreza y delincuencia

Es un tema complejo y del que se pueden sacar muchas conclusiones, pero antes de todo es importante entender que la pobreza se incluye en el denominado nivel socioeconomico (SES).

Este termino no solo incluye el nivel económico del sujeto, sino de formación y de empleo, así como su posición en la sociedad. Y es un factor muy importante para medir el nivel de exclusión social y por ende de riesgo de cometer conductas antisociales y/o delictivas.

Pero si algo es cierto es que una deficiencia en algunos de estos niveles puede afectar de gran manera a otros niveles. Si no se tiene una correcta formación se dificulta la inserción laboral y ello conlleva tener problemas económicos que afectan a la posición en la sociedad.

A pesar de ello factores tales como la influencia de las amistades, el consumo de drogas o otros como la impulsividad y un bajo autocontrol tienen un peso más importante que la pobreza.

¿Las clases acomodadas están libres de delincuencia?

Obviamente no, pero los sujetos con un SES bajo tienen más factores de riesgo y también más de ser procesados por la justicia.

delincuencia y pobreza

No es nada nuevo decir que existe una gran desigualdad  entre las tan famosas clases de Karl Marx. 

Las clases acomodadas suelen verse involucradas en delitos que el resto de la sociedad no tiene acceso, los llamados delitos de cuello blanco (AQUI tenéis información acerca de esto).

Cuando oímos hablar de estos delitos y vemos quién los ha llevado a cabo nos damos cuenta que son sujetos perfectamente integrados en la sociedad, con buenos estudios y un buen puesto de trabajo. Pero a pesar de ello cometen delitos que la víctima es la sociedad en conjunto, sin tener ningún tipo de necesidad económica.

La imagen de un individuo que comete un acto delictivo que proviene de una “clase baja” es algo que hay que luchar para cambiarlo, tanto el punto de vista de la sociedad como las oportunidades que se le pueden dar a esos individuos.

 

 

Tolerancia cero, ¿Es efectiva?

La ciudad de Nueva York fue famosa en el año 1994 por comenzar a aplicar la política de tolerancia cero como una herramienta de lucha contra la delincuencia. Este tipo de acercamiento de política de seguridad ciudadana busca reducir la delincuencia actuando y persiguiendo desde crímenes violentos hasta pequeños desordenes.

La teoría de las ventanas rotas como precedente

La teoría de las ventanas rotas expone que si en un barrio se permiten ciertos desordenes como la suciedad, la prostitución, la indigencia o los pequeños destrozos estos darán paso a comportamientos más graves y violentos.

El nombre de la teoría proviene de un articulo publicado por James Wilson y Georges Kelling en el año 1982.

En este articulo ponían de ejemplo de un edificio cuyas ventanas estaban rotas y no se reparaban. Por lo tanto al ver que estaba descuidado los vándalos acabarían por romper las ventanas que estaban intactas e incluso podrían ocupar o destruir el edificio.

Cuando en un barrio se presenta el desorden, suelen haber fallos tanto en el control formal (policía) como en el control informal (comunidad). Es decir a la policía puede no interesarle o sentirse cohibida de actuar en esa zona y los vecinos no se implican en la situación del barrio al no sentirse parte de él o tener miedo de actuar.

tolerancia cero teoria de las ventanas rotas

El desorden en un barrio causa delincuencia, según expone la teoría de los cristales rotos

A pesar de ser una teoría que puede parecer muy exagerada, el psicólogo Philip Zimbardo ya dio muestras de que se tiene que tener en cuenta antes de que esta fuera llamada como tal, en el año 1969.

El experimento de Zimbardo consistió en dejar dos coches en dos barriadas completamente diferentes (El Bronx y Palo Alto). Siendo el primero el claro ejemplo de barrio peligroso y el segundo de barrio de gente de clase alta.

El primer vehículo fue desguazado en cuestión de poco tiempo, mientras el de Palo Alto se mantenía intacto.

Cuando decidieron romper una ventana del vehículo estacionado en Palo Alto todo se aceleró y el vehículo terminó en el mismo estado que el primero.

Con esto demostraba que no era la pobreza la causante del desorden sino la ruptura de las normas de convivencia.

La tolerancia cero como solución al fenómeno delictivo

Bajo las premisas de la teoría de las ventanas rotas, el entonces alcalde Rudolph Guiliani comenzó a aplicar la tolerancia cero como arma definitiva contra la delincuencia.

Atrapar a todos los infractores y castigarlos de manera severa iba a servir para acabar con una delincuencia violenta que asolaba la ciudad.

El vandalismo era duramente reprimido y rápidamente las cárceles se llenaron de presos con largas sentencias a sus espaldas. La delincuencia bajó a un ritmo espectacular, pero pese a ello no se tiene que considerar la tolerancia cero como una política efectiva por diferentes razones:

  • El aumento exagerado de presos en las cárceles contribuyó al descenso, ya que habían menos ciudadanos en las calles que fueran propensos a conductas antisociales.
  • El descenso comenzó en el año 1991, y como he dicho al principio, la tolerancia cero comenzó a implementarse en el año 1993.

    NYC_murders

    Aquí se aprecia el descenso de la delincuencia

  • Las minorías y los colectivos en riesgo de exclusión sufrieron una gran persecución. Prostitutas, vagabundos y toxicómanos fueron los más perjudicados.
  • Estados Unidos continua siendo un país con una cultura racista, los estereotipos que relacionan a ciudadano afroamericano y delincuente siguen vigentes y por lo tanto la cantidad de presos de este colectivo aumentó de manera preocupante.

¿Que consecuencias visibles causó la tolerancia cero?

Como he dicho una de las consecuencias más visibles fue la sobrepoblación en las cárceles. Esta política no buscaba la reinserción de las personas que cometían actos delictivos, sino que su fin último era la neutralización de estas. Si el potencial delincuente lo condenan a 30 años de prisión obviamente no reincidirá, ya que no tiene oportunidad.

Se habla con orgullo de haber reducido la delincuencia, ¿pero cual fue el coste económico de ello?

Con esta política se aumentó el número de policías que patrullaban la ciudad con el fin de reprimir todos los comportamientos antisociales o delictivos posibles. Por ello el gasto se disparó.

Otra de las consecuencias visibles fue la devaluación de los derechos de ciertos ciudadanos por pertenecer a uno o a otro colectivo.

Conclusión

Como conclusión final quiero añadir que la tolerancia cero ha demostrado ser un arma poco efectiva y que no cumple con el objetivo de reinsertar a los individuos en la sociedad.

¿Ha reducido la delincuencia? Simplemente la ha recluido en las prisiones, no ha eliminado el foco de conflictos y causas de esta.

Seguirán existiendo los mismos factores que llevan a las personas a cometer delitos, porque el problema no son esas personas, sino los factores de riesgo que les influyen.

La teoría del etiquetado

Es común pensar que cuando nos referimos a una teoría en Criminología,esta busca explicar las causas del delito explorando factores y acciones del individuo que se le considera culpable de esto. Nada más lejos de la realidad, la teoría del etiquetado explica como la reacción social es la que etiqueta a alguien como delincuente y no el acto delictivo en si.

La teoría del etiquetado

La teoría del etiquetado cogió fuerza en la década de los años 60 y 70 y se considera el máximo representante al sociólogo Howard Saul Becker.

Esta teoría intenta explicar como es la sociedad la que marca quien es un delincuente y quién no. A día de hoy no tiene el mismo protagonismo que en los años antes mencionados.

La teoría del etiquetado utiliza dos conceptos muy interesantes para relacionar la desviación, la reacción de la sociedad y el etiquetado como delincuente: la desviación primaria y la desviación secundaria.

La desviación primaria es cuando se comete rompen unas normas por primera vez con las consecuencias que puede tener.

La desviación secundaria sucede cuando este acto delictivo es conocido por los demás y reaccionan manifestado su desagrado y poniendo una etiqueta en el sujeto que lo comete.

teoria del etiquetado

El proceso por el cual se etiqueta a un sujeto es sencillo, con un ejemplo es suficiente para entender como funciona este.

Imaginemos que un buen día nos despertamos y al salir a la calle se nos presenta la oportunidad de entrar a robar en una casa. Forzamos la puerta, entramos y nos llevamos objetos por valor de 10.000 euros.

Aquí estaremos en el primer paso del proceso, la desviación primaria. Hemos roto con las normas establecidas y hemos cometido un delito de robo (art. 237 CP).

Seguidamente salimos a la calle y volvemos a nuestra casa tan tranquilos, saludamos a los vecinos como cada día. 

Dos días después viene la policía a casa a detenernos porque tiene pruebas de que hemos sido nosotros. Vamos a juicio y nos condenan a una pena de 3 años de prisión (art 241 CP).

Aquí es cuando sucede la desviación secundaria, la policía nos acusa de ser los ladrones, el juez nos pone la etiqueta de ladrón de casas y entramos en prisión como delincuente. Una vez fuera de prisión los vecinos dejarán de hablar con nosotros al considerar que somos delincuentes y nos aislarán.

Una vez que sucede esto, la teoría trata de explicar el futuro comportamiento del sujeto debido a que interioriza el rol que la sociedad le ha asignado (ladrón).

La misma teoría expone que estamos condicionados por la reacción social y actuamos en consecuencia. Por lo tanto si la sociedad pone una determinada etiqueta lo más probable es que actuemos de esa manera.

Para terminar

Hay que decir que esta teoría a día de hoy no es muy popular a pesar de que sus planteamientos no dejan  de ser, a mi parecer, muy interesantes.

La teoría del etiquetado demostró como puede influir la reacción de la sociedad en la conducta de un sujeto.

Fue una teoría revolucionaria por defender que el comportamiento desviado no hace a una persona delincuente, sino que es la sociedad la que pone esa etiqueta.

Si nos paramos a pensar a día de hoy y miramos a nuestro alrededor veremos casos donde esta teoría aún es posible aplicarla.

¿Es Lionel Messi un delincuente a pesar de la sentencia del juez por un delito de fraude fiscal?¿Una persona que vive en la calle y hurta un bolso a una señora lo es?

Muchos ven al primero como el mejor futbolista del mundo a pesar de la sentencia por su conducta delictiva y al segundo como alguien marginal y delincuente, a pesar de que su actuación conllevaría un juicio de faltas si no supera los 400 euros.

Como veis la reacción social juega un papel muy importante sobre decidir quién es delincuente y quién no.

teoria del etiquetado

 

 

 

Los factores de riesgo y la delincuencia

La delincuencia no es un fenómeno estático, es un fenómeno cambiante que se va alimentando de circunstancias internas y externas del sujeta que comete el acto fuera de la ley. Los factores de riesgo juegan un papel muy importante en la probabilidad de desarrollar conductas delictivas. La manera en que estos influyen en el sujeto van a condicionar el comportamiento futuro del mismo.

Los factores de riesgo. ¿Que son y como actúan?

La Criminologia es una ciencia que se basa en predecir la conducta delictiva a través de predictors. Los factores de riesgo son el claro ejemplo del término antes utilizado.

Estos factores van a determinar el riesgo de que un sujeto actúe de manera antisocial, llegando al punto del delito.

Los factores de riesgo se pueden definir, de manera sencilla, como cualquier circunstancia, característica de la personalidad, del ambiente o diferentes experiencias que afectan al individuo y le pone en una situación de mayor riesgo de desviarse hacia una conducta delictiva.

La descripción ya nos puede hacer intuir que tipo de factores son los que influyen en esa deriva antisocial.

Diferentes tipos de factores de riesgo: estáticos y dinámicos

Estos factores se pueden dividir en dos categorías: estáticos y dinámicos.

Factores de riesgo estáticos

Son aquellos que no son modificables y por lo tanto el efecto del tratamiento no pueden cambiarlos. Muchos de estos factores están presentes en el ambiente familiar durante la infancia del individuo. Factores como el maltrato familiar, el género masculino, el alcoholismo de los padres, el abandono de uno de ellos o provenir de una familia desestructurada y con muchos hermanos serían algunos de los ejemplos de este tipo de factores. Como se pueden comprobar, estos factores pertenecen al pasado y por lo tanto no se pueden revertir. Otros, acompañan al individuo durante toda la vida como podría ser una dificultad en el aprendizaje. Mientras que otros pueden ir aumentando, como la vida criminal anterior.

La dificultad que entraña la modificación de estos factores de riesgo es grande, ya que más que modificarlos (cosa muy difícil) se tendrían que desarrollar y aplicar planes que ayuden  a prevenir que estos factores afecten a la vida del individuo durante su infancia o reducir su efecto negativo.

La cuestión del genero es algo que suele llamar la atención ¿Es cierto que los hombres cometen más delitos y más violentos? Se podría decir que si, y que influyen tanto factores biológicos (como mayor cantidad de testosterona) como culturales (el rol tradicional de protector que tiene en la especie humana el genero masculino)

Factores de riesgo dinámicos

De la explicación anterior podemos deducir que estos factores son aquellos que pueden ser modificados con una intervención adecuada. El consumo de drogas o alcohol, los grupos de iguales antisociales, una pareja delictiva o estar en el paro serian ejemplos de factores de riesgo dinámicos.

Las intervenciones orientadas a modificar estos aspectos suelen dar buen resultado, ya que la substitución de su grupo de amigos antisociales por otro con vínculos prosociales puede facilitar la integración en la sociedad y que este sujeto se sienta más vinculado a ella.

El consumo de drogas está ligado a la delincuencia, tanto en delitos funcionales (para obtener la substancia) como en delitos violentos derivado del consumo de drogas como el alcohol, la cocaína o el MDMA.

factores de riesgo delito

¿Cual es el riesgo de cometer un delito?

Presentar factores de riesgo no desemboca de manera inevitable al comportamiento delictivo. Muchos individuos presentar factores de riesgo y no por ello acaban cometiendo delitos. Aquí entra en juego conceptos como la resiliencia o los factores de protección.

Del primero hay que definirlo como la capacidad de evolucionar en ambientes desfavorables y criminógenos. Es decir, que un sujeto a pesar de estar influenciado por muchos factores de riesgo evoluciona hacia una conducta prosocial.

De los segundos hay que añadir que es un tema más largo al que dedicaré una entrada aparte, pero que a modo de resumen un factor de protección es aquella circunstancia, característica de la personalidad, del ambiente o diferentes experiencias que afecta de una manera positiva al individuo y disminuye el riesgo de caer en la conducta delicitiva.

¿Podéis decir algún factor de protección que disminuya el riesgo de tener un comportamiento delictivo?

 

 

¿Es la prisión la mejor solución a la delincuencia?

Los recientes ataques en París y en otros lugares del mundo han hecho que una parte de la sociedad este de acuerdo en un aumento de la dureza de los castigos. ¿Pero es de verdad la prisión la solución a estos males?

Prisión

Funciones de la prisión

La prisión cómo institución en nuestros tiempos cumple diversas funciones que hay que entender antes de valorar si es correcta su aplicación o no y en que circunstancias.

  • Prevención general: Esta prevención la podemos dividir en negativa y en positiva. La faceta negativa seria simplemente la represión en estado puro “la prisión está ahí para hacer que los ciudadanos se comporten de manera adecuada”.  La faceta positiva sería hacer saber a los ciudadanos que hay unas leyes que se cumplen y pueden estar seguro de ello.
  • Prevención especial: Esta la dividiremos también en negativa (se busca apartar al sujeto de la sociedad para no perjudicarla) y en positiva (seria la reinserción). Como vemos lo que se busca es evitar que se vuelva a cometer un delito.

Cómo actúa el sujeto en la sociedad

Si bien con la explicación anterior puede parecer que la prisión es necesaria para controlar la delincuencia, no queda tan claro si tenemos en cuenta que los sujetos en una sociedad no cometen delitos por razones que no tienen que ver con la prevención general.

Una razón muy importante es que muchos ciudadanos se abstienen de cometer delitos porque tienen un sistema de valores que se lo prohíbe. Estos valores son aprendidos desde la infancia a través de la familia y el circulo más cercano. A estas personas no se les pasa por la cabeza verse envueltas en delitos, así cómo tampoco piensan que la primera consecuencia será la prisión, sino la decepción de las personas a las que se sienten vinculadas.

De la misma manera las personas que reinciden en la comisión de un acto delictivo tampoco les frena la prisión. Ellos ya han estado allí y deberían querer evitarlo a toda costa. No hay nada más preciado que la libertad.

Dicho esto, se puede entrever que las razones para no cometer delitos va más allá del miedo que pueda causar la prisión en los sujetos.

La vinculación con los iguales, la situación socieconomica, entre otras razones pueden ser consideradas mucho más efectivas para evitar los comportamientos fuera de la ley.

Por mucho que nos insistan de que la prisión es la solución, no deja de ser un mal necesario y hay que abrir otros caminos menos punitivos.