¿Qué hay en la mente de la asesina de Gabriel ?

El desgraciado asesinato de Gabriel en Nijar renueva el debate sobre si los asesinos de niños tienen algún tipo de psicopatología que los hace diferentes al resto de la sociedad. ¿La asesina de Gabriel es una persona enferma o no presenta diferencias con el resto de personas?

Lo común es que a estos tipos de sujetos se le cuelgue la etiquetas de locos o trastornados. ¿Pero por qué deben tener alguna patología mental? ¿Por qué rápidamente se les diferencia del resto de personas que conviven en la sociedad?

¿Presenta alguna patología mental Ana Julia?

Nadie puede entender que pasa por la cabeza de una persona que es capaz de quitarle la vida a un niño de 8 años, seguramente sea difícil intentar adentrarse en una mente tan oscura, capaz de planificar al detalle la muerte del niño y su posterior estrategia delante de la policía.

La primera palabra que pasa por la cabeza de alguien que contempla un caso como el sucedido en Nijar es trastorno. La persona que ha asesinado a un niño debe sufrir algún trastorno o enfermedad mental, ¿por qué como es posible que una persona en su sano juicio cometa tal barbaridad?

Lo que realmente asusta es que esa persona puede no ser tan diferente como piensas y que en contra de lo que se cree, no presente ninguna enfermedad mental.

¿Cuál es el posible perfil de la asesina de Gabriel?

Resulta complejo encuadrar a toda persona que asesina a un niño en el mismo perfil, de hecho en ocasiones es arriesgado hablar de un perfil delictivo común, pues lo primero es que cuesta delimitar dicho perfil.

Aún con esta dificultad, si que es posible desentrañar los rasgos de una persona como Ana Julia, la asesina de Gabriel. Lo siguiente no tiene porque corresponderse con la realidad de Ana Julia, pues hasta que no sea analizada por expertos es una mera especulación. No obstante su conducta durante todo el caso deja entrever un camino por donde iría orientada dicha investigación.

Pensar que Ana Julia padece alguna patología mental significa llegar a un callejón sin salida. Aunque son los forenses quienes dictaminarán si Ana Julia tiene un perfil psicopático, diferentes características suyas señalan hacia esa dirección:

  • Falta de empatia: Ana Julia ha demostrado ser una persona carente de empatía o, a pesar de entender el sufrimiento de la otra persona, no le importa éste. La incapacidad de ponerse en el lugar de la otra persona se ha podido percibir en su actuación durante los angustiosos días que ha durado la búsqueda de Gabriel. De manera posterior a la detención llama la atención como argumenta que el niño la intentó atacar y por ello se defendió. La realidad es que el distanciamiento emocional que presenta le supone dificultad de entender como se sienten los otros y si lo entiende no lo tiene en cuenta.
  • Manipuladora: para las personas con este tipo de perfil, las personas son meros instrumentos que utilizan para conseguir sus resultados. El teatro (no se me ocurre llamarlo de otra manera) creado por Ana Julia durante la búsqueda de Gabriel tiene como objetivo demostrar que ella no fue la culpable. Busca en los momentos oportunos el contacto con los medios de comunicación para hacer su papel, así como se aprovecha del dolor del padre de Gabriel para demostrar que ella está con él y quiere recuperar a Gabriel.
  • Sin remordimientos: el arrepentimiento que ha demostrado Ana Julia después de su detención responde más a una estrategia que a un sentimiento en si. Hay que recordar que durante casi 2 semanas se ha mantenido delante de los focos siguiendo un guión que previamente estableció. Las personas con personalidad psicopática, como creo que es este caso, no tiene porque sentir remordimientos al no ser capaz de conectar con los sentimientos de otras personas.
  • Control de las emociones: unos de los rasgos de la psicopatía es el control de las emociones. Para fingir hay que poseer un buen control de las emociones y evitar que éstas se expresen en determinados momentos. Además los vínculos emocionales suelen ser superficiales con el resto de las personas.

Es muy pronto para hablar de Ana Julia como una verdadera piscópata, pues sería aventurarse en un terreno complejo y de gran repercusión. El análisis de los forenses es clave para dictaminar si efectivamente Ana Julia presenta una personalidad piscopática.

Anuncios