Radicalización islámica en España

En esta década, el mundo está viviendo un fenómeno que parecería increíble años atrás. La radicalizacion islámica está presente en una gran cantidad de países sin ser necesariamente estos de orientación islámica. La radicalización islámica en España es un problema que preocupa a políticos, policías y ciudadanos por igual.

radicalización islámica en España

¿Donde y de qué manera se expande este tipo de radicalismo en España?

Definición de radicalismo islámico

Antes de entrar de lleno en el terreno de la radicalización islámica en España hay que saber que es y que no es el radicalismo islámico y lo que este significa.

Neumann (2013) expuso que para definir la radicalización es necesario identificar los puntos finales (end-point). Por ello define la radicalización como el proceso que vive un sujeto al adquirir creencias extremistas o radicales. ¿Pero es un radical islámico aquel que defiende idearios extremistas de manera pacífica? ¿Si no existe violencia física no estamos delante a un sujeto radicalizado?

Jenkins (2007) opina que se debe separar las cogniciones extremistas de los actos violentos. Por lo tanto, un sujeto con ideario extremista no camina irremediablemente hacía una acción violenta. De hecho no todos los terroristas islámicos presentan grandes nociones sobre el Islam, al menos no mayor que el resto de los musulmanes.

De hecho Neumann propone una sutil comparación. Mientras que los salafistas políticos tienes un ideario extremista, no defienden el uso de la violencia para conseguir su objetivo. En el otro lado están los terroristas islámicos que teniendo el mismo ideario recurren a la violencia como herramienta para conseguir sus metas.

Por lo tanto el radicalismo islámico no hay que definirlo en torno a las congniciones que presentan los sujetos, sino a través de estas y de los actos que desencadenan.

¿Cómo y donde se lleva a cabo la radicalización islámica en España?

Fernando Reinares y Carola García-Calvo (2017) hacen un análisis de la situación de la radicalización islámica en España durante el periodo de junio a 2013 a mayo de 2016.

En dicho análisis llama la atención que el 73,8% de los detenidos se radicalizaron en territorio español, un 10% fuera de España y un 16,2 % en ambos contextos.

radicalización islámica

Fuente: Reinares, F. . (2016). Estado Islámico en España. 2016. Real Instituto Elcano.

Dentro del territorio español, la radicalización islámica se llevó a cabo en los siguientes lugares:

radicalización islámica en España

Fuente: Reinares, F. . (2016). Estado Islámico en España. 2016. Real Instituto Elcano.

Cuando se busca señalar el lugar donde se produce la radicalizacion islámica, rápidamente se señalan a los lugares de culto como los culpables de dicho proceso. Es cierto, el informe de Reinares (2016) demuestra que es un lugar clave donde se da más de la mitad de los casos de radicalización religiosa, ¿pero están detrás de ellos los líderes religiosos?

La respuesta sería negativa, como se puede comprobar en la siguiente imagen, tan solo un 8,5% de los detenidos durante el periodo 2013-2016 fue radicalizado por un líder religioso.

Los activistas de los grupos terroristas con un 38,3% fueron el primer agente de radicalización. Entre el círculo más cercano al sujeto (familia y amigos) alcanzan casi el 50%. Esto no hace más que contrastar la influencia de los vínculos familiares y los más cercanos en el individuo.

radicalización islámica España

Fuente: Reinares, F. . (2016). Estado Islámico en España. 2016. Real Instituto Elcano.

Por último , en el informe se expone que el 8,6 % de los detenido en el periodo 2013-2016 fue radicalizado en las prisiones. No es nada nuevo decir que las prisiones son un gran factor criminogénico.

Autores como Trujillo, H., Jordán, J., Gutiérrez, J y Cabrera, J. (2008) afirman que la radicalización en las prisiones responde a un proceso que comienza en el momento que el sujeto forma parte de la institución total. La entrada en la prisión es un gran cambio negativo para el sujeto y entra en una situación de vulnerabilidad. De esta vulnerabilidad surje la necesidad de protección que estos grupos radicales dentro de las prisiones puede proporcionar. La confianza, la identidad hacia el grupo protector puede acabar con un sujeto que interioriza y comparte las mismas creencias que dicho grupo y la asociación con esto no hace otra cosa que retroalimentar la radicalización.

Referencias

Neumann, P, R.. (2013). The trouble with radicalization. The Royal Institute of International Affairs

Jenkins,B (2007). RAND Corporation, presented before the House Homeland Security Committee, Subcommittee on Intelligence, Information Sharing and Terrorism Risk Assessment, p. 3.

Reinares, F. . (2016). Estado Islámico en España. 2016. Real Instituto Elcano.

Trujillo, H., Jordán, J., Gutiérrez, J y Cabrera, J. (2008). Indicios sobre la radicalización yihadista en prisiones.

Anuncios

Crimen organizado en Centroamérica

Cuándo nos referimos a crimen organizado, es habitual pensar en las grandes mafias italianas, las triadas china, las yakuzas o los cárteles de México. Por desgracia es un fenómeno más extenso y que sobrepasa a los grupos mencionados.

El crimen organizado es algo transnacional, que no se ve limitado por las fronteras físicas entre estados.

Crimen organizado en Centroamérica

El crimen organizado ha estado (y está) muy presente en Centroamérica. Cuándo la hegemonía del tráfico de drogas tenía el nombre de Colombia, la zona centro de América ha sido utilizada como zona de paso de drogas, principalmente cocaína.

Hoy en día no es raro que los aviones cargados de droga atraviesen el cielo de estos estados para llegar a los EEUU.

El problema del crimen organizado en Centroamérica es algo estructural y que parece haber calado hondo en algunos estados más que otros. Entre ellos son de destacar Honduras, El Salvador y Guatemala.

En estos últimos la guerra por el control del territorio y del negocio de la droga ha causado que sean unos de los países no inmersos en un conflcito bélico con una mayor tasa de homicidios por cada 100000 habitantes. Siendo en el caso de Honduras la tasa de 74,6 homicidios por cada 100000 habitantes.

Decimos crimen organizado en Centroamérica, pero es un término muy genérico, ¿quién está detrás de todo esto?

El poder de la Mara Salvatrucha en Centroamérica

En los países antes mencionados, hay una variable que ha sido determinante en el aumento de los homicidios. Las denominadas maras.

crimen organizado en Centroamérica

El fenómeno de las maras está detrás de las elevadas tasas de homicidios en diversos países de América Central

En Europa el fenómeno de las maras es algo difícil de entender, estas surgieron en los Ángeles sobre la década de los 80 y 90, cuando inmigrantes salvadoreños recalaron en la ciudad, huyendo de la guerra civil que asolaba el país. Una vez retornados a su país prosiguieron con las conductas llevadas a cabo en EEUU

Para ellos la mara es la familia y la única salida de ella es la muerte o el presidio. Este grupo se nutre de jóvenes procedentes de familias pobres y desestructuradas. De jóvenes que quieren sentir el apoyo de una familia.

Es característico de ellos los rituales de iniciación y también los tatuajes que recorren su cuerpo, escenificando los delitos cometidos en algunos casos.

dt.common.streams.StreamServer

Los tatuajes son algo característico de los maras.

Podemos pensar que la Mara Salvatrucha es una pandilla como las que se pueden encontrar por las ciudades europeas. Esto es un grave error a la hora de acercarse a este grupo.

La Mara Salvatrucha es un grupo donde juegan con el tráfico de drogas, los secuestros , asesinatos por encargo y el tráfico de armas, acercándose más a la definición de banda organizada que a la de pandilla. Es un fenómeno transnacional, llegando a encontrar células en Europa

El poder de la Mara Salvatrucha reside en aprovechar la falta de legitimidad de los gobiernos, la imposición del miedo en sus habitantes y utilizar la pobreza en la que viven sus ciudadanos a su favor, y así nutrirse de miembros.

Se han aplicado medidas represivas contra ellos y no han sido del todo efectivas. Como todo lo relacionado con la delincuencia si luchamos contra los síntomas y no tenemos un plan de actuación contra las causas que llevan a que jóvenes ingresen en las maras, es muy difícil su completa erradicación.

Referencias

Homicidios intencionados en 2014Datos macro

Reflexión sobre la necesidad de la polícia en la sociedad

Sobre el siglo XVIII y a medida que los ideales sobre la libertad individual fueron concretándose en la sociedad, nacía el término policía, como alguien que debía defender el orden jurídico establecido. Lejos quedaban aquellos individuos que defendían al más poderoso, ahora debían proteger el ejercicio de los derechos individuales presentes en cada uno de los sujetos que conformaban la sociedad.

Actualmente la policía es vista como la salvaguarda de los derechos de los ciudadanos, pero también como un arma represiva con la que cuenta el gobierno. ¿Es así de simple? ¿Existe la misma necesidad de policía hoy en día?

gettyimages-479038406

La necesidad de la policía en la sociedad

Para valor de manera objetiva la utilidad de la policia en la sociedad primero tenemos que tener claras las funciones principales de los cuerpos policiales:

Función preventiva: el mero hecho de que la policía sea desplegada por las calles, conlleva menor oportunidad de cometer un acto delictivo. Esto se explica por el simple hecho de que nadie cometería un delito cerca de un policía para ser detenido.

Función represiva: la policía es la encargada de velar por el cumplimiento de los deberes presentes en el ordenamiento jurídico y el disfrute de los derechos. Su sola presencia y la correcta socialización de las personas, con la interiorización de las normas vigentes seria suficiente para no tener que aplicar medidas represivas. Por desgracia algunos individuos juegan al margen de estas normas y es donde la función represiva de la policía entra en escena.

Por regla general, los ciudadanos no cometen ningún acto delictivo. No es la policía, ni las sanciones penales las que impiden que un individuo rompa alguna norma vigente en la sociedad, es el sentirse parte de ella. Cuando pensamos en algún acto delictivo, asumimos que no lo haremos porqué no lo vemos correcto, porqué destroza con el orden establecido en el cuál creemos.

Partiendo de esto, ¿es necesaria realmente la policía? La respuesta no es clara y optaría por un: depende.

Si nos vamos a un pueblo, a una tribu o algún grupo social alejado y sin un gran número de individuos el concepto policía como tal carece de sentido. No es necesario regular las costumbres y las normas de un pequeño grupo social mediante la continua vigilancia y la represión de actos contrarios a ellas.

necesidad de la policia en la sociedad

Los grupos tribales son un ejemplo de la no necesidad de la policía ya que ejercen un gran control informal sobre sus miembros

Pero si nos ubicamos en una gran ciudad, la policía no solo es necesaria, sino imprescindible. Si no hubiera nadie ejerciendo ese control formal, ¿quién nos aseguraría el libre ejercicio de nuestro derechos? ¿Quién perseguiría a aquellos que atentan contra los derechos más básicos de la ciudadanía?

Por muchos ciudadanos dispuestos a no vulnerar el ordenamiento jurídico que existan en un territorio, siempre habrá un pequeño porcentaje que rompa con esas normas y la existencia de la policía.

 

 

 

 

¿Los enfermos mentales cometen más delitos?

Cuando alguien habla de enfermos mentales y delitos inmediatamente relaciona los primeros con estos, creyendo que el hecho de padecer alguna patología mental es sinónimo de ser una persona violenta, sin valores y que se mueve al margen de la sociedad.

Durante largos años se ha etiquetado a los enfermos mentales como individuos que no son capaces de controlar sus impulsos y de mantener un comportamiento adecuado.  ¿Pero es cierto que los enfermos mentales cometen más delitos?

 

El mito sobre la enfermedad mental

Voy a empezar haciendo una pequeña referencia al Caso de José Bretón, conocido por haber asesinado a sus dos hijos y quemado sus cuerpos para no dejar huella.

Cuando alguien nombra a José Bretón, lo primero que piensa es que este individuo estaba “loco”, que padecía algún tipo de trastorno mental que lo llevó actuar así. A pesar de ello piden la máxima dureza para él.

Por desgracia, esta afirmación no se puede sostener ya que José Bretón no presentaba ningún tipo de enfermedad mental, actuó de una manera consciente, igual de consciente que nosotros cuando bajamos a comprar el pan. ¿Porqué llamar loco a una persona que ha podido elegir como actuar?

Con esto se puede ver el prejuicio acerca de las enfermedades mentales, cuándo alguien actúa de una manera que atenta contra las normas de convivencia de una manera vil y con una violencia extremadamente exagerada rápidamente se le etiqueta como loco, cuando  aquellos que tienen enfermedades mentales no tienen, a priori, un riesgo más alto de cometer un delito.

Cuando se habla de enfermedad mental y delincuencia hay que entender que una patología mental puede ser depresión, esquizofrenia, bipolaridad y muchas otras más.

¿Que sucede con los enfermos mentales?

Los enfermos mentales tienen un riesgo similar de cometer conductas delictivas que la población que no padece una patología mental, la diferencia es que el número de delitos con extrema violencia es mayor en sujetos con alguna patología mental como algunos tipos de psicosis.

Otra cosa que hay que tener en cuenta es que un enfermo mental puede cometer un acto delictivo sin que esa enfermedad sea la causante de ello. Por ejemplo: aquél que padece esquizofrenia pero en un momento de lucidez comete una agresión sexual, porque el lo elige así y es plenamente consciente. En este caso, sobretodo para los medios de comunicación, se diría que un individuo ha cometido un delito a causa de su enfermedad, cuando lo cierto es que esta no ha influido en nada.

Por último, los individuos que padecen alguna patología mental son los que presentan un alto grado de victimización, debido a que en los momentos donde se producen distorsiones de la realidad están en riesgo de sufrir abusos, agresiones,etc.

enfermedad mental y delincuencia

Es muy fácil decir que un delincuente violento está loco, pero antes de hacerlo hay que pensar en aquellos que están siendo tristemente etiquetados como algo que no son, ya que una enfermedad mental no es sinónimo de delincuencia.

Prisión permanente revisable ¿El fin del ideal de la reinserción?

El día 1 de Julio de 2015 entraba en vigor la prisión permanente revisable en España. Tras esta aprobación de reforma del Código Penal salieron muchas voces en contra y a favor de esta medida. Ha pasado más de un año y todavía hay discrepancias acerca de este tema

Lo cierto es que el término prisión permanente revisable no es nada nuevo en la legislación de los países vecinos. Paises como Francia y Alemania la contemplan en su legislación, pero la revisión de la pena sucede antes. En Holanda existe la cadena perpetua.

La prisión permanente revisable en Europa

Como he dicho antes, hay muchos paises europeos donde se contempla este tipo de castigo.

prisión permanente revisable

Francia

En la República Francesa se implantó la cadena perpetua en el año 1994 para casos de asesinato de menores de 15 años en los que se aprecia tortura o violación. En 2011 también era de aplicación en asesinatos con premeditación de una autoridad pública o de crimen organizado.

La realidad es que son delitos de extremada gravedad y por ello la legislación francesa autoriza a pedir la libertad condicional después de 30 años en prisión, siempre y cuando demuestre que está capacitado para integrarse de manera normal en la sociedad.

En otros crímenes también penados con la cadena perpetua la revisión se hace a los 18 o 22 años.

Alemania

Alemania también tiene en su legislación la cadena perpetua y la revisión se hace a los 15 años, teniendo el Tribunal que demostrar los motivos para que esa persona pase más años entre rejas.

Los delitos graves como genocidios y el asesinato son los que pueden traer consigo la cadena perpetua.

¿Que sucede en España?

En nuestro país el Codigo Penal ha regulado que delitos son condenados con pena de prisión revisable y las condiciones para poder pedir la revisión.

  • El articulo 140 expone que el asesinato será castigado con pena de prisión permanente revisable cuando la victima sea menor de 16 años, sea vulnerable por su edad, enfermedad o discapacidad, cuando el delito fuera posterior a un delito contra la libertad sexual de la víctima o cuando el autor forme parte de un grupo organizado. Además añade que el autor que haya asesinado a dos personas también podrá ser condenado a cadena perpetua revisable
  • El articulo 485 expone que quien mate al Rey o a la Reina, al Principe o a la Princesa de Asturias se enfrentará a la pena de prisión revisable.
  • El articulo 605 expone que quién mate a un Jefe de Estado extranjero se le condenará a pena de prisión permanente revisable.
  • El articulo 607 expone que el delito de genocidio también será castigo con la pena de prisión permanente revisable, cuando se mate algunos de sus miembros o se cometan agresiones sexuales o lesiones del articulo 149 CP.
  • El artículos 607 bis expone que los reos de delitos de lesa humanidad serán castigados con la pena de prisión permanente revisable en el caso que mataran a alguna persona.

Cómo se puede apreciar, se busca neutralizar a individuos que cometen actos delictivos graves o maten a personas vulnerables.

prisión permanente revisable

El asesinato del Rey es unos de los delitos castigados con la pena de prisión revisable

El problema que presenta este castigo es que anula por completo la posibilidad de reinserción del sujeto que comete alguno de estos actos delictivos. Aquí impera el retribucionismo. Ahora veremos porqué:

  • El artículo 92.1 del CP regula la suspensión de está pena. Para su revisión, el reo debe de haber cumplido 25 años de condena. Salvo en alguna excepción regulada en el artículo 78.2 bis donde se requieren 30 años de condena para obtener la revisión, y en el 78.3 bis, donde dependiendo el tipo de delito se requieren 28 o 35 años de prisión.
  • Además, el reo tiene que conseguir el tercer grado.
  • También se examina al sujeto para comprobar que puede integrarse completamente en la sociedad
  • Cada dos años, una vez cumplida la condena para poder solicitar la libertad condicional, el Tribunal examinará si se mantienen las condiciones que provocan que el reo deba estar recluido en prisión. El articulo 92.4 también fija los plazos para las revisiones.

Conclusiones sobre la prisión permanente revisable

¿Es la prisión permanente revisable útil? ¿No se puede considerar una cadena perpetua con otro nombre?

España es un país donde los delitos violentos tienen un indice de incidencia muy bajo. No es común que se den el tipo de conducta que se castiga con esta pena.

Es algo sabido que las pena de larga duración no sirven para el propósito de reinserción. Al contrario, con esto se consigue que el sujeto que está preso interiorice la vida carcelaria y no sepa actuar fuera de ella. Si una persona con 20 años es condenada a esta pena y se le aplica el máximo (35 años, teniendo en cuenta que obtiene la condicional en la primera revisión) saldría de prisión con 55 años. ¿Cómo es posible que alguien crea que una persona que ha pasado más de la mitad de su vida entre rejas se puede reinsertar correctamente?

Realmente no creo que nuestra legislación tenga que orientarse a este tipo de penas, donde lo que prima es la neutralización del sujeto y no su reinserción.

A todos los lectores os animo que deis vuestra opinión acerca de este tipo de castigo. ¿Es efectivo?¿Dónde queda la reinserción con esta pena?

 

 

 

 

 

 

El País-Un castigo extendido en Europa

La cifra negra de la delincuencia

De manera periódica el Instituto Nacional de Estadística (INE) elabora un informe sobre diferentes datos estadísticos. Los datos que nos interesan son los relativos a delitos, aunque es posible encontrar de diferentes ámbitos también interesantes.

Estos datos estadísticos se basan en las denuncias presentadas a la policía. Estas denuncias inician un proceso que puede llegar a juicio y con la posterior condena de la persona que comete un acto delictivo.

Todos los delitos que no son denunciados no llegan a presentarse en estas estadísticas y esto es la cifra negra de la delincuencia.

Siempre hay que entender que los datos que nos ofrecen las estadísticas no tienen en cuenta esa cifra negra. Es por ello que el número de delitos es superior a este número.

La cifra negra de la delincuencia

Como he dicho arriba la cifra negra son esos delitos que con cometidos pero que nunca llegan a ser denunciados.

shutterstock_127229321

Los delitos denunciados son los que aparecen en los informes oficiales

En lo primero que pensamos es que la víctima tiene miedo de su agresor y por lo tanto no denuncia. Esa es una de las razones, pero también estas otras:

  • No piensa que la Policía pueda ayudarle: En países donde la policía tenga una función altamente represiva y arbitraria las denuncias son menores. Esto suelen darse en países donde no se ha desarrollado un gobierno democrático, donde las violaciones de los derechos humanos están a la orden del día. Un ejemplo es la violencia de genero. A medida que la democracia se ha instaurado en España el número de mujeres que denuncian es mayor, ya que se han reducido las desigualdades y prejuicios.
  • No sabe que este acto es delictivo: Alguien proveniente de un país donde el maltrato a la mujer está despenalizado, puede creer que lo normal es sufrir violencia por parte de su pareja y por lo tanto no lo considera como un acto delictivo. Otro ejemplo serían las peleas con lesiones en las discotecas los fines de semana.
  • Culpabilidad: En los casos de abusos o agresiones sexuales puede sentir la víctima culpa por lo sucedido. Esa culpabilidad le lleva a no denunciar.
  • Vergüenza: Aplicable también al ejemplo anterior, una violación es más que un contacto sexual violento y no permitido. Destruye la percepción de la dignidad y la autoestima de la victima y puede sentirse avergonzada de lo sucedido.
  • Olvidar lo sucedido: En delitos graves es posible que la víctima no quiera denunciar para no tener que revivir esa situación.
  • No hay agresor: Claro que lo hay, pero en delitos donde la víctima es la sociedad es muy difícil saber quién es el sujeto que comete el delito. Por ejemplo delitos contra el orden socioeconómico.

Para hacernos una idea de manera aproximada, poniendo el ejemplo de la violencia de género en España, el INE nos da la siguiente cantidad de denuncias en 2015.

cifra negra violencia de género

Si nos fijamos en la MACRO ENCUESTA sobre la VIOLENCIA DE GENERO DEL AÑO 2015 nos damos cuenta que un 67 % de las víctimas de violencia de género no denuncian lo sucedido.

cifra negra violencia de género

Como se pueden ver en las justificaciones aparecen algunas que se han explicado arriba y otras particulares en este tipo de delito.

Por regla general, son en los delitos de menor gravedad donde la cifra negra se dispara, pero en este caso la cifra negra es muy alta debido a factores como la convivencia con la persona que comete un delito de violencia de genero, el control por parte de esta persona y las amenazas continuas contra la pareja y su familia.

Un dato que llama la atención es que el 44,6% de las mujeres no consideró la violencia sufrida como algo grave.

REFERENCIAS

Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad-  El 77,6% de las mujeres maltratadas consigue abandonar la violencia de género, cinco puntos más que hace cuatro años

Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad-Macro encuesta violencia de genero del año 2015

Pobreza y delincuencia. ¿Hay relación causal?

Un argumento que utiliza la sociedad para justificar el aumento de la delincuencia es un aumento previo de la pobreza en un lugar determinado. Son las clases más bajas las propensas a los actos delictivos, mientras que las clases mas acomodadas no presentan indices de delincuencia elevado. ¿Es esto cierto?

Por desgracia, (para aquellos que argumentan esto) la pobreza no es algo que de manera irremediable lleve a un comportamiento delictivo. Se puede considerar como otro factor de riesgo como cualquier otro.

Las relaciones entre pobreza y delincuencia

Cuando se comete un delito, muchos medios de comunicación resaltan la pobreza del sujeto que lo lleva a cabo como si esa fuera la causa última. Es posible que por necesidad económica se cometan actos delictivos, pero desde luego la pobreza no es el único factor que ha llevado al sujeto a esa posición.

Pienso en las relaciones entre pobreza y delincuencia como algo complejo y parecido a un círculo que se retroalimenta continuamente, en la que se añaden otros factores  que influyen en la actuación del individuo.

¿Es la pobreza la que lleva a que el individuo actué de manera delictiva? ¿O son las consecuencias del delito la que lo llevan a la pobreza al excluirlo de la sociedad?

pobreza y delincuencia

Es un tema complejo y del que se pueden sacar muchas conclusiones, pero antes de todo es importante entender que la pobreza se incluye en el denominado nivel socioeconomico (SES).

Este termino no solo incluye el nivel económico del sujeto, sino de formación y de empleo, así como su posición en la sociedad. Y es un factor muy importante para medir el nivel de exclusión social y por ende de riesgo de cometer conductas antisociales y/o delictivas.

Pero si algo es cierto es que una deficiencia en algunos de estos niveles puede afectar de gran manera a otros niveles. Si no se tiene una correcta formación se dificulta la inserción laboral y ello conlleva tener problemas económicos que afectan a la posición en la sociedad.

A pesar de ello factores tales como la influencia de las amistades, el consumo de drogas o otros como la impulsividad y un bajo autocontrol tienen un peso más importante que la pobreza.

¿Las clases acomodadas están libres de delincuencia?

Obviamente no, pero los sujetos con un SES bajo tienen más factores de riesgo y también más de ser procesados por la justicia.

delincuencia y pobreza

No es nada nuevo decir que existe una gran desigualdad  entre las tan famosas clases de Karl Marx. 

Las clases acomodadas suelen verse involucradas en delitos que el resto de la sociedad no tiene acceso, los llamados delitos de cuello blanco (AQUI tenéis información acerca de esto).

Cuando oímos hablar de estos delitos y vemos quién los ha llevado a cabo nos damos cuenta que son sujetos perfectamente integrados en la sociedad, con buenos estudios y un buen puesto de trabajo. Pero a pesar de ello cometen delitos que la víctima es la sociedad en conjunto, sin tener ningún tipo de necesidad económica.

La imagen de un individuo que comete un acto delictivo que proviene de una “clase baja” es algo que hay que luchar para cambiarlo, tanto el punto de vista de la sociedad como las oportunidades que se le pueden dar a esos individuos.