Trastorno antisocial y delincuencia violenta: ¿guardan relación?

trastorno antisocial

Existen factores de riesgo para la delincuencia violenta que son modificables, los llamados factores de riesgo dinámicos. Por contra los factores estáticos son aquellos que no se pueden modificar, dentro de ellos están la historia familiar o los rasgos característicos de la personalidad. El trastorno antisocial es uno de estos factores estáticos y guarda gran relación con la delincuencia violenta.

¿Que es un trastorno de la personalidad?

El artículo 16 del DSM-IV-TR  define un trastorno de la personalidad como:

Un patrón permanente e inflexible de experiencia interna y de comportamiento que se aparta acusadamente de las expectativas de la cultura del sujeto, tiene su inicio en la adolescencia o principio de la edad adulta, es estable a lo largo del tiempo y comporta malestar y prejuicios

La definición de trastorno de la personalidad permite delimitar que es y que no es un trastorno de la personalidad. Es una manera de comportarse, pensar y actuar que choca con los principios básicos de convivencia en una sociedad. Pero sobretodo es que el sujeto mantiene una posición inflexible y no es el resultado de una situación en concreta, cómo podría ser intoxicación por consumo de drogas, sino que esta caracteristica se mantiene estable durante toda la vida.

¿Qué es el trastorno antisocial de la personalidad?

Los trastornos de personalidad tienen un gran impacto en las conductas violentas. A su vez, los trastornos de personalidad pueden afectar a la imputabilidad del sujeto que los padece,  al tratamiento indicado y a sus posibilidades de reinserción.

El DSM IV-TR engloba los trastornos de la personalidad en diferentes categorías, siendo distingibles 10 tipos de trastornos de la personalidad.

De entre ellos, el trastorno antisocial de la personalidad es que tiene más correlación con la conducta violenta. El estudio de Esbec y Echeburúa destaca este dato. De los diferentes estudios analizados por estos 2 autores sobre población penitenciaria, es el trastorno antisocial de la personalidad el que tiene más prevalencia entre los reclusos.

Pese a ello no se puede considerar representativo ni extrapolable a la sociedad porque la población penitenciaria tiene unas características propias y ciertos factores ambientales que pueden desencadenar en comportamiento considerados desadaptativos.

¿Pero que características tiene un sujeto que padece un trastorno antisocial de la personalidad?

En la siguiente tabla de Esbec y Echeburúa quedan reflejados los criterios de diagnostico de este tipo de trastorno

trastorno antisocial de la personalidad

Los autores exponen como los sujetos que sufren de trastorno antisocial de la personalidad, en adelante TAP,  han presentado desde edad temprana comportamientos contrarios a la normal social, ya sea un consumo de drogas desde la infancia o la tortura de animales, entre otros. Por regla general estos sujetos mienten para conseguir sus objetivos.

La falta de empatía, el fracaso escolar, la necesidad de emociones fuertes, no pensar en recompensas a largo plazo y la impulsividad son otra de las características que presenta un individuo con TAP.

Suelen provenir de familias con problemas, desestructuradas o con un entorno antisocial y negativo. La educación en el núcleo de estas familias carece de estabilidad.

¿Que relación tiene el trastorno antisocial de la personalidad con la delincuencia violenta?

La relación entre el trastorno antisocial y la delincuencia violenta debe ser tratado siempre como algo probabilístico y no determinante. Qué un sujeto sufra de TAP no quiere decir en absoluto que vaya a cometer un delito violento, sino que ese factor de riesgo aumenta las probabilidades de que ello ocurra.

La falta de empatía y la impulsividad, junto a la falta de autocontrol tienen un gran peso en acciones violentas contra otras personas. Por un lado a pesar de ser consciente del daño que provoca no siente, o lo siente de manera reducida, el sentimiento de culpa por dicha acción.

Por otro, la impulsividad, la falta de autocontrol y, en muchos casos, las escasas habilidades sociales anteceden a los comportamientos antisociales y violentos, ya que estos sujetos suelen carecer de las herramientas para solucionar conflictos sin recurrir a la violencia.

Referencias

Trastorno antisocial. DSM IV-TR

E. Esbec y E. Echeburúa. Violencia y trastornos de la personalidad: implicaciones clínicas y forenses

Anuncios

¿Como afectan los medios de comunicación al miedo al delito?

Los medios de comunicación cumplen con una función muy importante en nuestra sociedad, la de mantener informada a la ciudadanía sobre los acontecimientos más importantes que suceden a lo ancho del mundo. Por desgracia, los medios de comunicación tienen una influencia atroz en el miedo al delito y dado que los temas más interesantes suelen ser los referidos a desgracias y actos violentos, no es raro encontrar a sociedades que viven continuamente con una sensación de que se puede ser víctima de un delito cuando las estadísticas demuestran que la vida es realmente segura en ellas.

Primero de todo: ¿que es el miedo al delito?

El miedo al delito se puede definir como la percepción subjetiva que tiene un ciudadano sobre las posibilidades de ser víctima de un delito en un contexto determinado.

El miedo al delito no es sinónimo del número de delitos que se producen en una sociedad determinada, sino a como sienten los ciudadanos sobre cuál es el riesgo de sufrir un delito en dicha sociedad. Por regla general, el miedo al delito es siempre superior que al delito en si mismo, debido a que hay muchas variables que afectan a esa percepción de ser víctima de un delito

Una de estas variables es la exposición a los medios de comunicación y es que estos accentuan de manera considerable las percepciones subjetivas sobre el delito en la sociedad.

La influencia de los medios de comunicación en el miedo al delito

Un caso destacable sobre como influyen los medios de comunicación es el miedo al delito son los casos de violencia de género.

En un artículo del País con fecha de 8 de enero de 2016, se afirma:

La mujer asesinada en Alange es el tercer caso de violencia machista en que lleva de año

Para más sensacionalismo tan solo hay que leer el título del artículo

 

 

 

 

Tercer caso de violencia machista en 2016 en tan solo cuatro días

Con este título y esta parte del artículo se podría señalar el comienzo de un aumento de los delitos de violencia de género.El espectador puede llegar a creer que los delitos de violencia de género van efectivamente en aumento.

Esta visión alarmista de los medios de comunicación no concuerda con los resultados finales de mujeres muertas por violencia de género, siendo el año 2016 el año con menos muertes por violencia de género, cuando se produjeron 44 muertes.

Este dato es el menor desde el año 2003, pero aún así los medios de comunicación insistieron en afirmar el gran volumen de muertes de mujeres a manos de sus parejas. Es obvio que por pequeño que sea el número no es aceptable, pero hay que valorar como cada año se reducen el número de mujeres asesinadas a manos de sus parejas e intentar no incrementar el miedo al delito de manera infundada.

Referencias

El País

Delegación del Gobierno para la Violencia de Género 

Reflexión sobre la necesidad de la polícia en la sociedad

Sobre el siglo XVIII y a medida que los ideales sobre la libertad individual fueron concretándose en la sociedad, nacía el término policía, como alguien que debía defender el orden jurídico establecido. Lejos quedaban aquellos individuos que defendían al más poderoso, ahora debían proteger el ejercicio de los derechos individuales presentes en cada uno de los sujetos que conformaban la sociedad.

Actualmente la policía es vista como la salvaguarda de los derechos de los ciudadanos, pero también como un arma represiva con la que cuenta el gobierno. ¿Es así de simple? ¿Existe la misma necesidad de policía hoy en día?

gettyimages-479038406

La necesidad de la policía en la sociedad

Para valor de manera objetiva la utilidad de la policia en la sociedad primero tenemos que tener claras las funciones principales de los cuerpos policiales:

Función preventiva: el mero hecho de que la policía sea desplegada por las calles, conlleva menor oportunidad de cometer un acto delictivo. Esto se explica por el simple hecho de que nadie cometería un delito cerca de un policía para ser detenido.

Función represiva: la policía es la encargada de velar por el cumplimiento de los deberes presentes en el ordenamiento jurídico y el disfrute de los derechos. Su sola presencia y la correcta socialización de las personas, con la interiorización de las normas vigentes seria suficiente para no tener que aplicar medidas represivas. Por desgracia algunos individuos juegan al margen de estas normas y es donde la función represiva de la policía entra en escena.

Por regla general, los ciudadanos no cometen ningún acto delictivo. No es la policía, ni las sanciones penales las que impiden que un individuo rompa alguna norma vigente en la sociedad, es el sentirse parte de ella. Cuando pensamos en algún acto delictivo, asumimos que no lo haremos porqué no lo vemos correcto, porqué destroza con el orden establecido en el cuál creemos.

Partiendo de esto, ¿es necesaria realmente la policía? La respuesta no es clara y optaría por un: depende.

Si nos vamos a un pueblo, a una tribu o algún grupo social alejado y sin un gran número de individuos el concepto policía como tal carece de sentido. No es necesario regular las costumbres y las normas de un pequeño grupo social mediante la continua vigilancia y la represión de actos contrarios a ellas.

necesidad de la policia en la sociedad

Los grupos tribales son un ejemplo de la no necesidad de la policía ya que ejercen un gran control informal sobre sus miembros

Pero si nos ubicamos en una gran ciudad, la policía no solo es necesaria, sino imprescindible. Si no hubiera nadie ejerciendo ese control formal, ¿quién nos aseguraría el libre ejercicio de nuestro derechos? ¿Quién perseguiría a aquellos que atentan contra los derechos más básicos de la ciudadanía?

Por muchos ciudadanos dispuestos a no vulnerar el ordenamiento jurídico que existan en un territorio, siempre habrá un pequeño porcentaje que rompa con esas normas y la existencia de la policía.

 

 

 

 

¿Los enfermos mentales cometen más delitos?

Cuando alguien habla de enfermos mentales y delitos inmediatamente relaciona los primeros con estos, creyendo que el hecho de padecer alguna patología mental es sinónimo de ser una persona violenta, sin valores y que se mueve al margen de la sociedad.

Durante largos años se ha etiquetado a los enfermos mentales como individuos que no son capaces de controlar sus impulsos y de mantener un comportamiento adecuado.  ¿Pero es cierto que los enfermos mentales cometen más delitos?

 

El mito sobre la enfermedad mental

Voy a empezar haciendo una pequeña referencia al Caso de José Bretón, conocido por haber asesinado a sus dos hijos y quemado sus cuerpos para no dejar huella.

Cuando alguien nombra a José Bretón, lo primero que piensa es que este individuo estaba “loco”, que padecía algún tipo de trastorno mental que lo llevó actuar así. A pesar de ello piden la máxima dureza para él.

Por desgracia, esta afirmación no se puede sostener ya que José Bretón no presentaba ningún tipo de enfermedad mental, actuó de una manera consciente, igual de consciente que nosotros cuando bajamos a comprar el pan. ¿Porqué llamar loco a una persona que ha podido elegir como actuar?

Con esto se puede ver el prejuicio acerca de las enfermedades mentales, cuándo alguien actúa de una manera que atenta contra las normas de convivencia de una manera vil y con una violencia extremadamente exagerada rápidamente se le etiqueta como loco, cuando  aquellos que tienen enfermedades mentales no tienen, a priori, un riesgo más alto de cometer un delito.

Cuando se habla de enfermedad mental y delincuencia hay que entender que una patología mental puede ser depresión, esquizofrenia, bipolaridad y muchas otras más.

¿Que sucede con los enfermos mentales?

Los enfermos mentales tienen un riesgo similar de cometer conductas delictivas que la población que no padece una patología mental, la diferencia es que el número de delitos con extrema violencia es mayor en sujetos con alguna patología mental como algunos tipos de psicosis.

Otra cosa que hay que tener en cuenta es que un enfermo mental puede cometer un acto delictivo sin que esa enfermedad sea la causante de ello. Por ejemplo: aquél que padece esquizofrenia pero en un momento de lucidez comete una agresión sexual, porque el lo elige así y es plenamente consciente. En este caso, sobretodo para los medios de comunicación, se diría que un individuo ha cometido un delito a causa de su enfermedad, cuando lo cierto es que esta no ha influido en nada.

Por último, los individuos que padecen alguna patología mental son los que presentan un alto grado de victimización, debido a que en los momentos donde se producen distorsiones de la realidad están en riesgo de sufrir abusos, agresiones,etc.

enfermedad mental y delincuencia

Es muy fácil decir que un delincuente violento está loco, pero antes de hacerlo hay que pensar en aquellos que están siendo tristemente etiquetados como algo que no son, ya que una enfermedad mental no es sinónimo de delincuencia.

Pobreza y delincuencia. ¿Hay relación causal?

Un argumento que utiliza la sociedad para justificar el aumento de la delincuencia es un aumento previo de la pobreza en un lugar determinado. Son las clases más bajas las propensas a los actos delictivos, mientras que las clases mas acomodadas no presentan indices de delincuencia elevado. ¿Es esto cierto?

Por desgracia, (para aquellos que argumentan esto) la pobreza no es algo que de manera irremediable lleve a un comportamiento delictivo. Se puede considerar como otro factor de riesgo como cualquier otro.

Las relaciones entre pobreza y delincuencia

Cuando se comete un delito, muchos medios de comunicación resaltan la pobreza del sujeto que lo lleva a cabo como si esa fuera la causa última. Es posible que por necesidad económica se cometan actos delictivos, pero desde luego la pobreza no es el único factor que ha llevado al sujeto a esa posición.

Pienso en las relaciones entre pobreza y delincuencia como algo complejo y parecido a un círculo que se retroalimenta continuamente, en la que se añaden otros factores  que influyen en la actuación del individuo.

¿Es la pobreza la que lleva a que el individuo actué de manera delictiva? ¿O son las consecuencias del delito la que lo llevan a la pobreza al excluirlo de la sociedad?

pobreza y delincuencia

Es un tema complejo y del que se pueden sacar muchas conclusiones, pero antes de todo es importante entender que la pobreza se incluye en el denominado nivel socioeconomico (SES).

Este termino no solo incluye el nivel económico del sujeto, sino de formación y de empleo, así como su posición en la sociedad. Y es un factor muy importante para medir el nivel de exclusión social y por ende de riesgo de cometer conductas antisociales y/o delictivas.

Pero si algo es cierto es que una deficiencia en algunos de estos niveles puede afectar de gran manera a otros niveles. Si no se tiene una correcta formación se dificulta la inserción laboral y ello conlleva tener problemas económicos que afectan a la posición en la sociedad.

A pesar de ello factores tales como la influencia de las amistades, el consumo de drogas o otros como la impulsividad y un bajo autocontrol tienen un peso más importante que la pobreza.

¿Las clases acomodadas están libres de delincuencia?

Obviamente no, pero los sujetos con un SES bajo tienen más factores de riesgo y también más de ser procesados por la justicia.

delincuencia y pobreza

No es nada nuevo decir que existe una gran desigualdad  entre las tan famosas clases de Karl Marx. 

Las clases acomodadas suelen verse involucradas en delitos que el resto de la sociedad no tiene acceso, los llamados delitos de cuello blanco (AQUI tenéis información acerca de esto).

Cuando oímos hablar de estos delitos y vemos quién los ha llevado a cabo nos damos cuenta que son sujetos perfectamente integrados en la sociedad, con buenos estudios y un buen puesto de trabajo. Pero a pesar de ello cometen delitos que la víctima es la sociedad en conjunto, sin tener ningún tipo de necesidad económica.

La imagen de un individuo que comete un acto delictivo que proviene de una “clase baja” es algo que hay que luchar para cambiarlo, tanto el punto de vista de la sociedad como las oportunidades que se le pueden dar a esos individuos.

 

 

Asesinos en masa, asesinos en serie y asesinos relámpago

De vez en cuando nos sorprenden los telediarios con masacres perpetradas en institutos, universidades o en plena calle en las que alguien, fuertemente armado, acaba con un número considerable de personas en un determinado periodo de tiempo. Cuando sucede esto no acabamos de entender porqué sucede esto y de que manera se puede evitar en un futuro. De todas maneras hoy hablaré de lo que hay detrás de los asesinos en masa, los asesinos en serie y los asesinos relámpago.

No son sinónimos

Primero de todo me gustaría aclarar que estos términos no son sinónimos y que en lo único que coinciden es en el objetivo final: matar.  Veremos que el modus operandis varia de manera considerable entre estos tipos de asesinos.

Asesinos en masa

Se utiliza este término para referirse a aquellos que en un solo acto delictivo matan al mayor número de posibles de personas.

Un ejemplo que todos conoceréis es la masacre en la Escuela Secundaria de Columbine (20 abril del 1999) donde Eric Harris y Dylan Klebold, 18 y 17 años respectivamente, perpetraron un asesinato en masa dejando tras de si 15 muertos y 24 personas heridas.

asesinos en masa

Fragmento de la grabación donde se ve a Eric y Dylan en el comedor de la Escuela Secundaria de Columbine durante la masacare

Esta tragedia terminó con el suicido de ambos atacantes.

Cuando la policía entró al lugar de los hechos encontraron una gran cantidad de armas, así como bombas de fabricación casera.

Llegaron a la conclusión de que Eric tenia un trastorno psicopático, mientras que Dylan estaba pasando por una gran depresión.

Las causa que valoraron fue una venganza por el acoso escolar sufrido.

Visto esto, podemos hacer un resumen de las características que presentan este tipo de asesino:

  • Comete un solo acto delictivo. Llevan este hasta el final y no esperan salir vivos, o son abatidos por la policía o se suicidan.
  • Suelen padecer algún tipo de trastorno como cuadros depresivos o conducta antisocial.
  • Un factor (por poco importante que sea) puede desencadenar este ataque.
  • A pesar que los ataques son al azar, el colectivo al cual atacan no es aleatorio, lo tienen planeado.
  • Pueden no ser responsables penalmente (o ver atenuada su culpa) debido a diferentes trastornos como brotes psicóticos, etc.

Hace unas semanas la ciudad de Dallas sufría un ataque de este tipo. Si analizamos lo sucedido vemos que se cumplen los puntos anteriores.

  1. El factor desencadenante de la tragedia fue la muerte de dos ciudadanos afroamericanos unos días antes a manos de la policía.
  2. El colectivo a atacar fue la policía, ya que numerosos testigos dijeron que solo se centró en ellos. Cinco policías muertos y siete heridos lo demuestra.
  3. Terminó siendo abatido por la policía al no entregarse y seguir con el tiroteo.
  4. A pesar de que no ha trascendido hasta ahora. Es posible que padeciera algún tipo de trastorno antisocial, prueba de ello seria el comportamiento que mostró durante las negociaciones, con burlas y mostrando el deseo de acabar con muchos más policías.

Asesinos en serie

Este tipo de asesino lo representa el sujeto que tiene como objetivo matar, pero que a diferencia del anterior comete varios actos delictivos a lo largo de un tiempo generalmente largo.

Entre un asesinato y otro pasa a la inactividad, conociéndose este periodo como periodo de enfriamiento. Durante este periodo su comportamiento no se aleja de la normalidad de las otras personas.

De este tipo de asesino podemos diferencias dos categorías:

  • Organizados: Actúan de manera deliberada y planificando sus movimientos. Por norma general el CI es superior a la media y tienen un gran control de la escena del crimen, moviendo el cuerpo, ocultando pruebas e incluso falsificando estas. Suelen tener buenas relaciones sociales. Ted Bundy seria un ejemplo de estos. Son el claro ejemplo del psicópata.
963010

Acusado de 36 asesinatos y ejecutado en la silla eléctrica en 1989, Ted Bundy es el ejemplo de asesino en serie organizado.

  • Desorganizados: Actúan de manera impulsiva sin planificar los asesinatos. El CI es inferior a la media. Suelen dejar el cuerpo donde acaban con su vida y no tienen control de la escena del crimen. Este tipo de asesino arrastra un gran historial de problemas mental y tienen conductas antisociales y de aislamiento. El “Matamendigos” seria un ejemplo.

 

Aviary-Photo_130622074796025160

Francisco Garcia Escalero, conocido en España como el “Matamendigos” reunía las características de un asesino en serie desorganizados.

Asesinos relámpago

Un término quizás más desconocido para la sociedad que los otros dos. Pero lo cierto es que años atrás hemos presenciado un caso espeluznante.

Un joven noruego llamado Anders Breivik es uno de los mejores ejemplos de este tipo de asesinos.

En julio de 2011 detonó una bomba en el centro de Oslo causando 8 muertos, seguidamente se desplazó a la isla de Utoya donde continuó con la masacre. En total asesinó a 77 personas.

asesino relámpago

Anders Breivik durante su juicio por la Matanza de Utoya y los atentados de Oslo.

Este tipo de asesino se diferencia de los demás por la peculiaridad que no tiene un periodo de enfriamiento. No hay ningún tipo de comportamiento normal después de su ataque y una vez empieza con los asesinatos los continúa desplazándose geográficamente.

Es decir, un asesino relámpago se puede definir como aquel que comete varios asesinatos en diferentes lugares y en un período de tiempo muy reducido.

Se diferencia de los otros dos, ya que el asesino en masa comete los crímenes en un solo lugar y el asesino en serie tiene un periodo de enfriamiento.

 

El comportamiento desviado en la sociedad actual

Hablar de comportamiento desviado es más que hablar de comportamientos que van a contracorriente de los valores de una sociedad. Es algo también subjetivo y que varía dependiendo la sociedad en la que vivimos y la época en la que nos ha tocado vivir.

¿Pensáis que la homosexualidad es un comportamiento desviado en España? obviamente no¿Pero es la homosexualidad un comportamiento desviado en países como Arabia Saudí? Es mas que eso, conlleva la pena de muerte.

El comportamiento desviado en la sociedad

A día de hoy hay comportamientos que rápidamente los relacionamos con un comportamiento desviado, como los asesinatos, las violaciones o los robos. Otros, no tenemos claro si lo son: Si asesinar es un comportamiento desviado, ¿entonces un policía que actúa en defensa propia y mata un delincuente también se comporta de manera desviada?

Como vemos no es tan fácil dictaminar que comportamiento es desviado y cual no. O mejor dicho, cuando la sociedad juzga un comportamiento desviado o no, porque el acto de matar es el mismo para el asesino y para el policía.

Se puede definir el comportamiento desviado como aquel que atenta contra las normas sociales que se aceptan para vivir en comunidad. No tienen porque ser normas escritas, pero si normas que rigen el comportamiento social.

El comportamiento desviado lo será siempre y cuándo una gran parte de la sociedad lo vea como tal.

En el ejemplo de la homosexualidad, en la Grecia Antigua era algo completamente normalizado y en la actualidad en muchos países no lo es.

comportamiento desviado

En muchos lugares del mundo, la homosexualidad es considerado algo contrario a las normas y penado con la muerte.

Lo mismo podemos decir con el consumo de drogas, muchas culturas antiguas consumían drogas sin ningún tipo de prejuicio. Actualmente están prohibidas en la gran mayoría de países.

Con esto no quiero defender la legalización de las drogas, simplemente mostrar como al igual que una sociedad evoluciona también lo hacen las normas sociales.

La delincuencia como comportamiento desviado

El comportamiento estrella de la desviación seria el delito. El delito causa repulsa en la sociedad, ya que ataca a los valores más básicos de esta y también está legislado como algo fuera de la “normalidad” de la sociedad.

Asegurar que todo lo estipulado en el Código Penal ha sido, es y será un comportamiento delictivo y desviado es tan absurdo como pensar que las cárceles consiguen reducir la delincuencia.

Conductas que antes eran merecedores de cárcel ahora son algo normal en la comunidad. Pero si bien esto se va modificando, hay delitos que difícilmente desaparecerán como conductas desviada.

Pensad en el asesinato, ¿qué significa, porqué causa tanta repulsa?

  • Arrebata el bien más preciado del ciudadano, la vida. Además vulnera derechos fundamental como el derecho a la vida (art. 15 CE).
  • Requiere premeditación y voluntad de arrebatar esa vida (art.139 CP)
  • Según el articulo anterior requiere alevosía, que sea por precio o recompensa, que aumente de manera inhumana el sufrimiento o que se utilice para cometer otro delito o facilitar el encubrimiento. El primer pensamiento del ciudadano es que el asesino ha actuado con maldad.

Este es un ejemplo claro de una conducta desviada considerada como grave por la sociedad y por ello su pena es de 15 a 25 años ( en la mitad superior si concurren más de dos circunstancias del articulo 139 CP).

Nadie dudará que arrebatar la vida a alguien es una conducta desviada y también delictiva y por ello se paga con un castigo duro.

Con estos dos apartados podéis ver, que es un comportamiento desviado de manera general y que es el delito como comportamiento desviado.

Pero, ¿porque hay individuos que rompen las normas sociales y otros no?

comportamiento desviado

El asesinato es algo que ha ido en contra de las normas sociales en todos los tiempos. Incluso en las sociedades más violentas.

Explicación sociológica del comportamiento desviado

Hay varias explicaciones a las que podemos recurrir si queremos investigar sobre la cuestión anterior.

Una de ellas es que el sujeto no ha sido socializado de manera correcta. Si de pequeño el niño no es capaz de interiorizar las normas básicas de convivencia social, no las va a sentir parte de él y por lo tanto no sentirá que las tenga que seguir. Una incorrecta educación y el aprendizaje de conductas antisociales en el seno familiar son las causas de que no se sienta vinculado a dichas normas.

Sutherland desarrolló una teoría que explicaba el comportamiento desviado. Esta teoria se desarrollará en otra ocasión para poder explicarla en profundidad. Pero de manera resumida Sutherland expuso que para comportarse de manera desviada hay que aprender a hacerlo. Esto se consigue con la interacción con grupos sociales desviados.  La frecuencia, duración, prioridad e intensidad del contacto con estos grupos determinará el comportamiento desviado.

Durkheim utilizó el termino anomia para referirse a un estado de frustración del que es victima el individuo que quiere alcanzar unos objetivos que comparte el resto de la sociedad, pero que no dispone de los medios adecuados. K. Merton siguió con la idea de esta teoría y expuso que al llegar a este punto hay diferentes vías de resolución:

  • Conformidad: La que la mayor parte de la sociedad aceptas. Se aceptan los objetivos y los medios para lograrlo. Un ejemplo sencillo es que se acepta que para ganar dinero hay que trabajar.
  • Inovación: Se aceptan los objetivos pero no los medios. Si el objetivo es ganar dinero no se aceptará trabajar, sino que se atracará un banco.
  • Ritualismo: Se aceptan los medios para conseguir los objetivos, pero no se aceptan estos últimos. Es decir, se buscará un trabajo pero sin el objetivo de ganar más dinero.
  • Retirada: Se rechazan los medios y los objetivos que comparte el resto de la sociedad. Siguiendo nuestro ejemplo ni se busca trabajo ni se quiere conseguir dinero. Los consumidores de drogas y la gente sin hogar formarían parte de este grupo.
  • Rebelión: De igual manera que la anterior se rechazan los medios y los objetivos, pero lo que se busca cambiar es los medios y los objetivos que ofrece la sociedad. En nuestro ejemplo no se busca trabajo ni se quiere conseguir dinero, pero quieren que el trabajo no sea el medio para conseguir vivir dignamente. Los llamados antisistemas formarían parte del grupo.

Si revisamos las anteriores categorías solo la de conformidad y ritualismo serian comportamiento acordes a las normas sociales, considerando al ritualismo como un comportamiento anómico.

Las otras tres categorías serian comportamientos desviados.