Lobos solitarios: el terror en el corazón de Europa

El término “lobos solitarios” se escucha con fuerza cada vez que el terrorismo islámico golpea duramente en Europa. Este término no puede ser más acertado. Cómo un lobo sigiloso y que pasa desapercibido entre corderos, despliega en cuestión de minutos una gran fiereza y deja tras de sí los cadáveres de sus víctimas.

Desde la creación del Estado Islámico son cientos los europeos que abandonan el Viejo Continente para desembarcar en un Oriente Medio inestable y violento. Algunos morirán en esa tierra, pero los que regresen lo harán con la intención de golpear a los que ellos llaman infieles, la sociedad de la que ellos se sienten apartados.

Lobos solitarios: ¿como se da este terrible paso?

Es fácil caer en una idea europeocentrista y etiquetar a los árabes o ciudadanos que practiquen la religión musulmana como los predecesores de los lobos solitarios. Pero lo cierto es que los ciudadanos nacionales representan en una gran proporción a los lobos solitarios. Nadie por su religión​ o su origen étnico camina sin remedio hacia la radicalización.

Los factores que llevan a un individuo a renegar de su país de acogida e incluso de origen, por viajar a países donde se está llevando a cabo una yihad y volver para atacar la sociedad que le vio partir poco tiene que ver con ideas religiosas en sentido estricto, de hecho no es la religión la que empuja al individuo a la radicalización, sino la exclusión social.

La exclusión social es el principal factor de riesgo en todas las conductas delictivas, da igual si es un hurto o un atentado terrorista, la falta de vínculos con la sociedad permite que estás conductas se lleven a cabo. Si un individuo cree que no importa para el resto de la sociedad, aunque esa falta de vínculos sea percibida y no real, el paso para llevar a cabo acciones​ con repercusión negativa en la sociedad se acorta.

No es nada nuevo afirmar que los jóvenes en riesgo de exclusión social tienen mayor riesgo de convertirse en víctimas, pero también en victimarios.

En el caso de los lobos solitarios,  la desestructuración social ha marcado el camino que seguirán, pero son momentos claves en su vida lo que marca el paso a cometer un atentado como lobo solitario.

Obviamente en el momento que el lobo solitario ataca, el mismo ya lleva tiempo radicalizado y el ataque es una muestra de la férrea implementación de la creencia radical en su vida.

Losturn point‘ o momentos de cambio importantes en la vida de un sujeto condiciona la aparición de estás conductas. Momentos de crisis personal pueden terminar desembocando en que dicho sujeto se aferre a unas creencias radicales y que esté dispuesto a sacrificarlo todo por ello.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s