Tolerancia cero, ¿Es efectiva?

La ciudad de Nueva York fue famosa en el año 1994 por comenzar a aplicar la política de tolerancia cero como una herramienta de lucha contra la delincuencia. Este tipo de acercamiento de política de seguridad ciudadana busca reducir la delincuencia actuando y persiguiendo desde crímenes violentos hasta pequeños desordenes.

La teoría de las ventanas rotas como precedente

La teoría de las ventanas rotas expone que si en un barrio se permiten ciertos desordenes como la suciedad, la prostitución, la indigencia o los pequeños destrozos estos darán paso a comportamientos más graves y violentos.

El nombre de la teoría proviene de un articulo publicado por James Wilson y Georges Kelling en el año 1982.

En este articulo ponían de ejemplo de un edificio cuyas ventanas estaban rotas y no se reparaban. Por lo tanto al ver que estaba descuidado los vándalos acabarían por romper las ventanas que estaban intactas e incluso podrían ocupar o destruir el edificio.

Cuando en un barrio se presenta el desorden, suelen haber fallos tanto en el control formal (policía) como en el control informal (comunidad). Es decir a la policía puede no interesarle o sentirse cohibida de actuar en esa zona y los vecinos no se implican en la situación del barrio al no sentirse parte de él o tener miedo de actuar.

tolerancia cero teoria de las ventanas rotas

El desorden en un barrio causa delincuencia, según expone la teoría de los cristales rotos

A pesar de ser una teoría que puede parecer muy exagerada, el psicólogo Philip Zimbardo ya dio muestras de que se tiene que tener en cuenta antes de que esta fuera llamada como tal, en el año 1969.

El experimento de Zimbardo consistió en dejar dos coches en dos barriadas completamente diferentes (El Bronx y Palo Alto). Siendo el primero el claro ejemplo de barrio peligroso y el segundo de barrio de gente de clase alta.

El primer vehículo fue desguazado en cuestión de poco tiempo, mientras el de Palo Alto se mantenía intacto.

Cuando decidieron romper una ventana del vehículo estacionado en Palo Alto todo se aceleró y el vehículo terminó en el mismo estado que el primero.

Con esto demostraba que no era la pobreza la causante del desorden sino la ruptura de las normas de convivencia.

La tolerancia cero como solución al fenómeno delictivo

Bajo las premisas de la teoría de las ventanas rotas, el entonces alcalde Rudolph Guiliani comenzó a aplicar la tolerancia cero como arma definitiva contra la delincuencia.

Atrapar a todos los infractores y castigarlos de manera severa iba a servir para acabar con una delincuencia violenta que asolaba la ciudad.

El vandalismo era duramente reprimido y rápidamente las cárceles se llenaron de presos con largas sentencias a sus espaldas. La delincuencia bajó a un ritmo espectacular, pero pese a ello no se tiene que considerar la tolerancia cero como una política efectiva por diferentes razones:

  • El aumento exagerado de presos en las cárceles contribuyó al descenso, ya que habían menos ciudadanos en las calles que fueran propensos a conductas antisociales.
  • El descenso comenzó en el año 1991, y como he dicho al principio, la tolerancia cero comenzó a implementarse en el año 1993.

    NYC_murders

    Aquí se aprecia el descenso de la delincuencia

  • Las minorías y los colectivos en riesgo de exclusión sufrieron una gran persecución. Prostitutas, vagabundos y toxicómanos fueron los más perjudicados.
  • Estados Unidos continua siendo un país con una cultura racista, los estereotipos que relacionan a ciudadano afroamericano y delincuente siguen vigentes y por lo tanto la cantidad de presos de este colectivo aumentó de manera preocupante.

¿Que consecuencias visibles causó la tolerancia cero?

Como he dicho una de las consecuencias más visibles fue la sobrepoblación en las cárceles. Esta política no buscaba la reinserción de las personas que cometían actos delictivos, sino que su fin último era la neutralización de estas. Si el potencial delincuente lo condenan a 30 años de prisión obviamente no reincidirá, ya que no tiene oportunidad.

Se habla con orgullo de haber reducido la delincuencia, ¿pero cual fue el coste económico de ello?

Con esta política se aumentó el número de policías que patrullaban la ciudad con el fin de reprimir todos los comportamientos antisociales o delictivos posibles. Por ello el gasto se disparó.

Otra de las consecuencias visibles fue la devaluación de los derechos de ciertos ciudadanos por pertenecer a uno o a otro colectivo.

Conclusión

Como conclusión final quiero añadir que la tolerancia cero ha demostrado ser un arma poco efectiva y que no cumple con el objetivo de reinsertar a los individuos en la sociedad.

¿Ha reducido la delincuencia? Simplemente la ha recluido en las prisiones, no ha eliminado el foco de conflictos y causas de esta.

Seguirán existiendo los mismos factores que llevan a las personas a cometer delitos, porque el problema no son esas personas, sino los factores de riesgo que les influyen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s